Código QR: qué tener en cuenta para evitar una de las estafas de moda

QR.JPEG

La semana pasada un usuario de Twitter denunció que un bróker le transfirió y luego le sacó US$100.000 en USDT al acceder a su clave

La semana pasada se conoció un nuevo caso de una estafa vinculada a la compra de criptomonedas. Un usuario de Twitter llamado Diego Romero contó que, en una transacción persona a persona, un bróker le pidió que se bajara la billetera Trust Wallet para transferirle los criptoactivos vía código QR. El resultado fue que, de la misma forma que le pasó los US$100.000 en Tether (USDT), luego se los sacó, ya que lo que lo hizo fue copiarle la clave para acceder a todos sus fondos.

En diálogo con LA NACION, Romero dijo que, mientras estuvo en el coworking de Palermo en el que tuvo lugar la cita, pudo ver el saldo, pero que el bróker no le quiso vender trones (TRX) para retirar los USDT de la cuenta (Trust Wallet cobra las comisiones en trones). Minutos después le pasó los trones, pero le sacó los US$100.000 en USDT.

“Primero me dijo que intentara acceder desde otro celular y no pude; lo empecé a llamar y no me atendía, y a la noche me dijo que seguramente me habían hackeado el teléfono. Al día siguiente le dije que me devolviera la plata porque lo había encontrado en redes sociales y sabía cómo se llamaba realmente y para quién trabajaba. Ahí empezó a amenazarme diciéndome que no sabía con quién me metía y que me iba a armar una causa por pedofilia. Hasta que hice un hilo en Twitter exponiéndolo porque decía que trabajaba en la billetera Lemon Cash y ahí se contactó diciéndome que, si bien no era su culpa, me iba a devolver el dinero. Sin embargo, aún no me dio nada”, contó. Romero presentó dos denuncias en Ciudad y Nación por estafas y amenazas.

En tanto, Franco Bianchi, CMO de Lemon, dijo a LA NACION que también denunciaron penalmente al bróker llamado Lucas Visciglia porque se presentaba como que trabajaba en la empresa. “Fue un inversor minoritario en los comienzos de la compañía, pero nos enteramos de que se anunciaba como que trabajaba en Lemon. Esto nos perjudicó bastante. Somos víctimas. Cabe aclarar también que esta operación no fue a través de Lemon Cash, sino peer to peer (P2P) en una financiera a través de otras billeteras. Esta es la diferencia entre una compra directa y transaccionar mediante una plataforma verificada. En este último caso no hay forma de que alguna de las partes no cumpla”, aseguró.

Por su parte Daiana Gómez, coordinadora de Federalización y Descentralización de la ONG Bitcoin Argentina, explicó que algunas billeteras como Trust Wallet tienen una forma de levantar el back up que es un código QR.

“La idea de esta funcionalidad es poder redirigir tus fondos a cualquier dispositivo, pero es un peligro. Algunas billeteras te ofrecen compartir un mensajito de WhatsApp o un mail con un link para hacer la transacción y no un QR porque ahí estás mostrando tus palabras, la semilla. Por eso el bróker le hizo bajar esa. Se valió de esa función y le transfirió fondos, pero se quedó con el back up y por eso pudo mover después las criptomonedas”, detalló.

En tanto, Manuel Beaudroit, socio de Belo -plataforma para comprar y pagar con criptomonedas-, opinó que para hacer una transacción P2P hay que preguntar por la reputación de la persona en foros o grupos porque, de lo contrario, se puede transferir el dinero y nunca recibir las criptomonedas.

“Los exchange dan más seguridad, mientras que, para hacer P2P, hay que conocer la reputación. Si no sabés y no tenés ciertos recaudos, te pueden robar como le sucedió a esta persona”, apuntó.

Sin embargo, la trampa puede venir también vía un broker al que se le tiene confianza, según Gómez. “Ha habido muchas estafas telefónicas a brokers por las cuales les intervienen el celular y les escriben a los contactos ofreciéndoles criptomonedas. Ahí la recomendación es chequear por varias redes sociales que quien te habla sea realmente tu contacto”, afirmó y sumó que, si no se conoce a la persona, conviene empezar con sumas más pequeñas que US$100.000.

“Hay que ser más prudentes ¿Comprarías un auto sin llevarlo al mecánico? Hay que llamar a la prudencia y comenzar con montos más chicos”, cerró.
Otros consejos a tener en cuenta:

1. Informarse con fuentes confiables

“Antes de entrar hay que estudiar, entender. La ONG Bitcoin Argentina viene enseñando sobre el tema desde 2013 y es probablemente el mejor lugar para acercarse y aprender. Y, para dudas puntuales, está el grupo de Facebook Bitcoin Argentina que tiene casi 75.000 usuarios y es moderado”, explicó Rodolfo Andragnes, cofundador y presidente de la ONG Bitcoin Argentina.

2. Abrir una billetera

Sin embargo, para Beaudroit, el primer paso para quien quiere meterse en el mundo de las criptomonedas es instalarse y saber cómo funciona una billetera bitcoin. En el mercado hay varias alternativas, como Muun, Coinomi, Defiant y Edge, entre muchas otras.

Algunas son de código abierto (un modelo de desarrollo de software basado en la colaboración abierta) y otras de código cerrado.

Algunas son apps para celulares, aunque también hay billeteras para computadoras y hardware wallets.

3. Guardar las palabras clave

“Lo más importante de Bitcoin es que uno es custodio de sus activos. Cuando abrís una billetera, creás una dirección privada, una clave privada que es la que te permite gastar los bitcoins y, para eso, la billetera te da unas 12 o 24 palabras que son la semilla, lo más importante para guardar. En el caso de que pierdas el dispositivo es la forma de recuperar esos activos”, detalló Beaudroit y dijo que lo mejor es que el resguardo sea analógico: escribir esas palabras en un papel y guardarlas en una caja fuerte o hacer copias y tenerlas en varias.

Matías Bari, CEO y fundador de SatoshiTango, también recomienda tener los bitcoins en una wallet, más allá de la billetera virtual que ofrecen las plataformas como la suya, y guardar las palabras en dos cajas fuertes.

“Escribir esas 24 palabras y mandarlas por WhatsApp no es seguro. Otra cosa que no hay que hacer es sacarle foto a las palabras. La foto de las palabras es el dinero. En 30 segundos con una foto te lo roban. La red bitcoin es segura, no tiene fallas ni vulnerabilidad. La cadena se rompe por el eslabón más débil, que somos nosotros”, afirmó.

Un caso paradigmático es el de Stefan Thomas, un alemán que perdió el papel en el que apuntó la contraseña para desbloquear su IronKey, un dispositivo de almacenamiento encriptado que contiene las claves para acceder a la cartera digital en la que conserva 7002 bitcoins (aproximadamente US$314.018.694). Thomas solo tiene dos intentos más para recuperarlos, ya que, a la décima vez de ingresar mal la clave, el dispositivo se bloqueará.

4. Estar atento a estafas y casos de phishing

Desde que a principios de diciembre el valor del Bitcoin empezó a dispararse, el grupo de Facebook Bitcoin Argentina no dejó de sumar seguidores y como bienvenida a cada persona que ingresaba Andragnes le comentaba: “¿Sos nuevo en esto? ¡Sabe que te van a querer estafar!”.

Según Andragnes, hay cientos de estafas con la palabra bitcoin como esquemas piramidales que dicen que, con X cantidad dólares, te convertís en “bronce” o “platino”, y te invitan a sumar contactos diciendo que detrás de la red hay bitcoins. “Hay que estar atentos y tener los bitcoins en la billetera”, advirtió.

Otra posibilidad de robo del dinero es mediante phishing, como denunció Santiago Siri en febrero pasado vía Twitter.

Según explicó Bari, un hombre se descargó una app llamada Trezor pensando que era la empresa que ofrece hardware para almacenar criptomonedas. La app -que no tenía nada que ver con criptomonedas- le pidió las palabras y él las metió. Le robaron los activos.

5. Decidir en qué invertir en base a lo que se busca

En cuanto a qué compran quiénes ingresan al mundo de las criptomonedas, Beaudroit dijo que los que adquieren activos como bitcoin buscan que se siga valorizando, mientras que quienes optan por stablecoins como Dai o USDC -monedas que minimizan la volatilidad del precio relacionándolo al dólar - buscan, en general, dólares digitales.

“Para lo que es el público argentino es como la transición de la cueva. Son dólares digitales en blanco, con lo cual ahí hay una ventaja interesante. Entre 2019 y 2020, el mercado de criptomonedas argentino creció en total casi tres veces. Estuvo dado por las monedas estables. Bitcoin y Ethereum crecieron, pero, ante el cepo, subió el interés por las stablecoins en Argentina”, agregó.

6. Cambiarlos por dinero físico o usarlos para pagar algo

En tanto, si uno busca cambiar sus criptomonedas por dinero físico tiene que recurrir al mismo lugar en que las compró. “De la misma forma en que comprás, vendés. Entrar y salir es el mismo camino”, dijo Andragnes.

Sin embargo, si se buscan dólares físicos, cabe aclarar que la mayoría de las plataformas en Argentina solo operan en pesos por las restricciones cambiarias.

“No sé si hay proveedores que te puedan liquidar en dólares, pero sí se puede hacer de forma peer to peer. Yo te las compró y te doy los dólares, pero esta opción por ahí no es para grandes sumas. Otra posibilidad es liquidar, por ejemplo, los Dai por dólares en otro país y tener las divisas en tu cuenta de allí”, señaló Beaudroit y agregó que una tercera alternativa es conseguir los dólares en el mercado informal, algo que es ilegal.

Si se quiere gastarlos pagando bienes o servicios hay dos posibilidades: que el comercio o la contraparte acepte pagos en criptomonedas o cambiarlas a pesos y efectuar los pagos.

Por último, Andragnes insistió en que hay que tomarse tiempo para entender cómo funcionan las criptomonedas, pero dijo que es un “mundo magnífico” y “la mejor opción para preservar valor en el futuro”.

“Hoy no podés comprar dólares, los inmuebles pierden valor y, si los alquilás, no sabés qué rentabilidad vas a tener y en la bolsa perdés. La alternativa son las criptomonedas”, concluyó.
María Julieta Rumi
LA NACION

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE