No es la economía, es la droga...

DROGA.jpg

Existen numerosos problemas que nos preocupan (pandemia, pobreza, inflación, educación, corrupción), pero la drogadicción y el riesgo de convertirnos en un “narcoestado” deberían ser considerado como prioritarios.


Miguel Ángel Schiavone
El OAD (Sedronar) y la OEA, reconocen un incremento en la prevalencia del consumo en Argentina.

Si bien el alcohol registra el mayor incremento, el consumo de marihuana creció de 1,9% (2004) a 3,2% (2014) y a 8% (2017), en iguales periodos la cocaína pasó de 0,3% a 0,7% y 1,6%, la pasta base de 0,01% a 0,04% y a 0,5% y el éxtasis de 0,01% a 0,05% y 0,3%.

Preocupa la población a la cual afecta (adolescentes y económicamente activos) destruyendo la base productiva y creativa de la Nación. Esta epidemia altera el bienestar del enfermo y también de su grupo familiar con impacto negativo en la convivencia y los vínculos.

El efecto sobre la salud física, psicológica y espiritual termina, en algunos casos, con la muerte del propio enfermo o con asesinatos vinculados a actos delictivos. Una última preocupación es el difícil abordaje terapéutico, que requiere de un trabajo interdisciplinario, recursos económicos, apoyo social, familiar y decisión política de enfrentarlo.

Las razones que explican este crecimiento exponencial son la altísima rentabilidad del negocio de las drogas, el marketing positivo que tiene el consumo de drogas en la sociedad, y los medios de difusión que lo presentan como algo inocuo.

También la desintegración del grupo familiar y la falta de dialogo, contribuyen al crecimiento exponencial de los casos. La sociedad de consumo que privilegia éxitos rápidos, conduce a la drogadicción como un estimulante para alcanzar el éxito, o para olvidar el fracaso.

Otro factor es el éxito parcial que tuvo la lucha por reducir la producción y comercialización de drogas. Los países centrales destinaron millones de dólares para controlar la oferta, con resultados no equivalentes al esfuerzo realizado.

Para controlar esta pandemia habrá que poner énfasis en la reducción de la demanda y el consumo a través de la información y la educación, interviniendo tempranamente; no limitarse solamente al control en la producción y comercialización.

El consumo de tabaco se redujo en todo el mundo gracias a la educación, mostrando sus efectos negativos. Los programas de control en el consumo de tabaco, redujeron en EE.UU. del 37 al 18% su tasa de fumadores. ¿porque no hay igual énfasis en educar sobre el impacto negativo individual y social por el consumo de drogas?

La educación comienza en primer lugar, con el diálogo y el amor en el seno familiar, en el que se construye un hábito y un ámbito libre de drogas. Luego, los medios de comunicación tienen su responsabilidad como formadores de opinión, especialmente entre los jóvenes.

La credibilidad que la sociedad deposita en los medios de comunicación hace de ellos un instrumento valiosísimo para difundir mensajes encaminados a modificar actitudes.

Finalmente, la escuela es el espacio institucional por excelencia en el que se construyen las formas de interpretar la realidad, es el lugar ideal para abordar la problemática de las drogas, trasmitiendo valores y hábitos que promuevan una vida saludable.

Por esto me pregunto ¿Qué pasó con la Ley 26.586/09? En su articulado decía: “Toda persona tiene derecho a formarse para tener una vida digna vivida en libertad y es en la familia y en el ámbito educativo que se deben promover los valores, actitudes y hábitos…”. Y afirmaba: “El presente programa tiene como objeto orientar las prácticas educativas para trabajar en la educación y prevención sobre las adicciones y el consumo indebido de drogas, en todas las modalidades y niveles del Sistema Educativo Nacional”.

¿Con que temas entretienen a nuestros niños y adolescentes en las escuelas en vez de implementar una educación que visibilice el efecto devastador de la droga en la persona y la sociedad?

Miguel Ángel Schiavone es Rector de la UCA (Universidad Católica Argentina)
CLARIN

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE