El tipo de cambio en Brasil y la Argentina presentan un comportamiento idéntico. Le da más colchón a la economía local para no perder competitividad.


Por Pablo Wende

En el marco del primer encuentro oficial del Presidente Mauricio Macri y su flamante colega brasileño, Jair Bolsonaro, surge un dato sorprendente: el peso argentino y el real brasileño se vienen moviendo prácticamente al unísono desde hace tres meses. Como consecuencia, la relación de 10 pesos por real se mantiene constante prácticamente desde mediados de septiembre hasta ahora.

La baja del dólar en el mercado local coincidió de manera prácticamente lineal con la que se produjo en Brasil. El dato no es menor, ya que esto impidió que la economía argentina perdiera competitividad en forma más acelerada. Si bien el peso se fortaleció, lo mismo sucedió en Brasil, principal socio comercial de la Argentina.

Ayer el dólar mayorista trepó levemente y quedó a $ 37,10 (luego de una nueva compra de USD 50 millones del Central), mientras que en Brasil el real cotizó a 3,72. A fines de septiembre, el tipo de cambio local llegaba a $ 41, mientras que la moneda brasileña cotizaba a $ 4,10. Y desde ese momento los movimientos fueron prácticamente calcados.

Se trata de una suerte de "neo" Convertibilidad entre el peso y el real, que tiene efectos positivos para la Argentina. La victoria de Jair Bolsonaro generó optimismo entre los inversores y fortaleció el tipo de cambio en el vecino país. Esto le dio margen también al Banco Central para permitir la apreciación del peso sin que se vea mayormente impactada la competitividad cambiaria ganada tras la devaluación.

La baja del dólar en la Argentina coincidió con un movimiento idéntico en Brasil. Esto ayudó para que la mejora del tipo de cambio real en el mercado local no se vea tan afectado en el arranque de 2019

En los últimos meses, la suba del dólar permitió que se empiece a revertir el déficit de la balanza comercial, incluyendo el rojo bilateral con Brasil. En 2018, de hecho, el déficit comercial con Brasil se achicó prácticamente a la mitad del 2017: llega a USD 4.600 millones en once meses. El objetivo del Gobierno es que el dólar continúe en un valor alto en términos reales. Por eso, las "bandas cambiarias" que surgen de la zona de no intervención se van ajustando a un ritmo de 2% mensual. El objetivo es no perderle pisada a la inflación.
INFOBAE


0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

loteria cuarentena

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements

escucharenvivo