Martes 23 de Julio de 2024
HACER CLIC AQUÍ

El Gobierno captó más de $4,2 billones del mercado y avanza en su estrategia para absorber pesos

Además, publicó en el Boletín Oficial el decreto que da el marco normativo para la emisión de la Letra con la que encarará la migración final de deuda del Banco Central al Tesoro

Ir a notas de Javier Blanco

Javier Blanco

Redactor LA NACION

El Gobierno dio el primer paso en su nueva estrategia para secar la plaza de pesos, ahora que oficializó que este trimestre ni espera comprar reservas y está claro que no avanzan las iniciativas para lograr aportes externos que ayuden a reforzarlas, para mantener en pie la ilusión de poder avanzar antes que cierre el año en un progresivo desarme del cepo cambiario.

Como había anticipado LA NACION, aprovechó hoy un llamado a licitación para colocar deuda en pesos, en la que enfrentaba muy bajos vencimientos próximos, para captar $4,24 billones de bancos e inversores, una cifra que supera cómodamente los $1,05 billones que necesitaba juntar para hacer el viernes un pago de la Letras de Capitalización (Lecap).

Los $3,19 billones excedentes que tomó (pudieron ser $4,86 billones si hubiera aceptado todos los pedidos de compra que recibió) y engrosan lo que ya tiene, los mantendrá depositados en una cuenta que el Tesoro mantiene abierta en el BCRA, que no es remunerada precisamente para evitar que esa liquidez -vía el pago de intereses- genere emisión, según confirmó el secretario de Finanzas, Pablo Quirno, al comunicar los resultados de la subasta por la red X.

La nueva colocación, que se llevó adelante mientras el mercado espera que avance con la anunciada emisión de la Letra Fiscal de Liquidez (Lefi) para encarar la última etapa de la migración de deuda del Banco Central (BCRA) al Tesoro (su creación fue plublicada esta tarde en una versión vespertina online del Boletín Oficial), muestra precisamente que el equipo económico intenta mantener un equilibrio de tasas y liquidez en el mercado para facilitar el debut del nuevo instrumento.

Hoy el Tesoro llevó a cabo su primer licitación de Julio (la anterior fue en Junio liquidable en Julio), consiguiendo financiamiento por $ 4,24 billones ante vencimientos de $ 1,05 billones (la LECAP S01L4).

Se adjudicó:
-S14O4: 40%
-S17E5: 30%
-S13S4: 19%
-TZV26: 9%
-TZVD5: 3%… pic.twitter.com/W8C5pZkzGG

— Romano Group (@romano_group) July 10, 2024

Esto queda a la vista cuando se observa que, pese a que propuso al mercado un menú de siete instrumentos (cuatro Lecaps a tasa fija y tres bonos ajustables por variación del dólar oficial), hoy declaró desiertas las convocatorias para dos de ellos (la Lecap más corta y el título dollar-linked más largo por el que le habían ofrecido el equivalente a US$71 millones) y además dosificó la asignación del resto de los papeles.

Por el nuevo financiamiento, tomado a un mix de corto y mediano plazo, validó tasas de interés del 4,08% al 4,50% mensual (rango que va del 50,03% al 60,68% nominal anual) o negativas del 1,98% al 8,62%, en el caso de los bonos.

El 72,5% de los fondos (captado a plazos que van de los 63 a los 189 días) fue colocado a tasa fija, mientras que lo restante (por 1 año y 5 meses y hasta 1 año y 11 meses) con capital que se indexará por lo que se devalúe oficialmente el peso, menos el diferencial antes consignado.

La subasta confirmó a la vez que, de la mano de la incertidumbre cambiaria y el aumento reciente de la brecha, renació el apetito por los papeles que precisamente dan cobertura frente a una posible sorpresa al respecto, como se preveía.

Y apareció la Letra fiscal...

La estrategia oficial para achicar la oferta de pesos en marcha se completa en la fecha con el primer paso para encarar la migración final de pasivos remunerados del BCRA al Tesoro: la publicación del decreto 602/2024 para crear la mencionada Lefi.

El nuevo título será emitido a un año de plazo y, como se había anticipado, irá capitalizando los intereses que genera a favor de su tenedor (que serán fijados por la tasa de política monetaria del BCRA) para no impactar en el resultado fiscal que el Gobierno tiene comprometido para el año con números positivos.

El papel, a ser emitido por hasta $20 billones, solo será transferible y negociable entre el BCRA y las entidades financieras, destaca el decreto.

La mencionada norma autoriza el canje de la Lefi por “instrumentos de deuda pública que están bajo tenencia del BCRA, lo que incluirá a los Bonos CER 2025, 2026, 2027, entre otros, que aún mantiene, según logró establecer LA NACION.

Además faculta al BCRA a realizar “operaciones de compra y venta de Letra Fiscal de Liquidez (Lefi) con las entidades financieras a valor técnico” (capital más interese corridos al momento de la operación) con vistas a evitar posibles problemas de liquidez en el sistema.

Y confirma que será la Secretaría de Hacienda quien “deberá cubrir el costo financiero de las operaciones que el BCRA realice por el manejo de liquidez”, que será “equivalente al devengado diario de la tasa de política monetaria informada y quedará depositado en garantía en una cuenta constituida a tal fin en la referida institución”.

La operación forma parte de lo que el Gobierno denominó etapa de “emisión cero” (aunque admite que le resta resolver la cuestión de las garantía de recompra -puts- que cedió a los bancos que le compraron títulos en subastas primarias) y “es una forma que lo que pagaba antes el BCRA ahora lo pague el Tesoro. A nivel consolidado no cambia mucho”, explica el economista Gabriel Caamaño, director de Estudio Ledesma.

Javier Blanco

Compartir esta nota: