Sábado 22 de Junio de 2024
HACER CLIC AQUÍ

Héctor Alterio y una despedida a flor de de piel: "¡La puta que vale la pena estar vivo!"

El actor, de 93 años, presenta A Buenos Aires, con el que dice adiós a los escenarios porteños. Las funciones son hasta el 30 de abril en el Astros.

Sandra Commisso

Sandra Commisso

Poesía y tango son los ingredientes esenciales, la materia prima con la que Héctor Alterio elige despedirse de la ciudad que lo vio nacer hace 93 años. En este nuevo regreso a la Argentina, tras 47 años de vivir en España, primero empujado al exilio y luego por propia voluntad, el actor se planta en el escenario del Astros con A Buenos Aires. Y lo hace para recitar un adiós emotivo y profundo.

Con la dirección de su esposa, la psicoanalista Ángela Bacaicoa, y con la colaboración en escena del pianista Juan Esteban Cuacci, Alterio recita textos del español León Felipe, su poeta favorito, y recuerda tangos de Cátulo Castillo, Ástor Piazzolla, Enrique Cadícamo, Horacio Ferrer y Eladia Blázquez.

Así, con algo de España y algo de Argentina sintetiza las huellas fundamentales que marcaron su carrera de más de 70 años y su vida misma. Alterio comparte desde el escenario esa savia que alimentó su arte y lo volvió un referente en su profesión. Poesía y tango, palabras y música estallados de recuerdos ante un público que parece haberlo esperado por décadas.

Alterio comparte desde el escenario esa savia que alimentó su arte y lo volvió un referente en su profesión.

Alterio comparte desde el escenario esa savia que alimentó su arte y lo volvió un referente en su profesión.

Con una ovación de pie, Alterio aparece en el escenario como quien llega al living de su casa y es sorprendido por las visitas. Con una sonrisa de auténtica alegría arenga el aplauso y estrecha la mano a la distancia como queriendo tocar a cada uno para agradecerle. Con un sentido del humor que estará siempre presente durante el espectáculo, dice: "Bueno, ahora todos sentaditos".

El hombre que protagonizó decenas de películas, series y obras de teatro a uno y otro lado del Atlántico, el que le abrió el camino a tantos colegas argentinos que hoy son bien recibidos en España, el mismo que nunca perdió del todo el acento porteño, el pibe hijo de inmigrantes italianos criado en el barrio de Chacarita, está ahí parado frente a cientos de testigos para decir adiós.

Casi nunca son fáciles las despedidas, siempre vienen con un nudo en la garganta, al menos las de este estilo que obligan a pensar en el paso del tiempo. Sin embargo, Héctor, el que empezó a actuar jugando, el que le tomó el gusto al juego cuando descubrió que llamaba la atención su gracia, que hacía reír a sus amigos, hoy está en el escenario para contar su historia, nostálgica, pero también alegre.

En una entrevista previa con Clarín, confesaba que tal vez no recordara algunos textos estando arriba del escenario. A nadie le importa eso mientras haya atriles que sostengan los apuntes. Porque, más que la memoria mecánica lo que interesa es el decir, el comunicar. Alterio, como pocos, sabe transmitir, crear atmósfera, mostrar la intención. El mensaje llega. El sentimiento se capta inmediatamente.

Como pocos, Alterio sabe transmitir, crear atmósfera, mostrar la intención. El mensaje llega. El sentimiento se capta inmediatamente.

Como pocos, Alterio sabe transmitir, crear atmósfera, mostrar la intención. El mensaje llega. El sentimiento se capta inmediatamente.

Así como Alterio, el actor, logró con su talento que cada personaje que interpretó despertara sensaciones y sentimientos específicos, ahora es Alterio, el hombre, el que provoca en cada persona del público ternura, admiración, alegría, melancolía, empatía. 

A esta altura de su vida, avisa que todo será un juego, un poco de mentira y un poco de verdad, improvisando canciones queridas, poemas que vienen a la memoria y dejando que esos recuerdos armen una historia."Todo se armó de a retazos, fueron intenciones, avances y retrocesos y algunos fracasos hasta que se concretó", contó en la entrevista con Clarín

El espectáculo llevó mucho tiempo gestándose y previo a su llegada al Astros, el actor lo presentó en una sala madrileña: "Me gusta que me escuchen y me gusta escuchar. Todo eso, más el paso inevitable de los años, se refleja de alguna manera en A Buenos Aires. El proyecto se fue armando y todavía se sigue armando, el público lo disfruta mucho y yo, mucho más", agregó.

En el Astros, Hector Alterio comparte escenario con el pianista Juan Esteban Cuacci, un socio de lujo.

En el Astros, Hector Alterio comparte escenario con el pianista Juan Esteban Cuacci, un socio de lujo.

Eso se percibe y mucho en la sala. Durante la hora de función, con un partenaire de lujo como Cuacci, Alterio trae recuerdos de la infancia reflejados en las letras de los tangos. Y expone sus heridas del exilio y la distancia en las palabras de León Felipe, el español exiliado en México, que lo representa como el eco de una vida lejana que resuena en su propia vivencia.

"La persona que saca una entrada y va al teatro y se sienta para ver un espectáculo, yo no sé quién es, no lo he visto en mi vida y seguramente no lo veré nunca. Pero ese señor se tomó el tiempo comprar la entrada, ir al teatro y sentarse ahí en la platea. Yo no lo conozco pero lo siento, sé que está ahí. Lo intuyo", contó en la entrevista con Clarín.

Y así lo siente el público que parece querer abrazarlo en cada aplauso, para apañarlo en sus dolores y para agradecerle la emoción a flor de piel. El final es con la canzonetta napolitana María Marí, entonada a capella, homenaje a sus orígenes y que resulta el broche de oro para cerrar el círculo.

Por esa conexión que logra conmover, por tantos personajes a lo largo de décadas, por el humor y la pasión intactas que Alterio ofrece y comparte en su despedida, demostrando cómo el oficio natural que se va puliendo con la experiencia, vale la pena, y mucho, acompañarlo. El nos regala su arte, ese que siempre, nos permitirá decir hasta pronto.

 

A Buenos Aires

Protagonista: Héctor Alterio. Autora y directora: Ángela Bacaicoa. Dirección musical y piano: Juan Esteban Cuacci. Funciones: viernes, sábados y domingos de abril, a las 20.30 en el Astros, Corrientes 746. Entradas: en www.teatro-astros.com o en la boletería del teatro.

 

Fuente: Clarin

Compartir esta nota: