Martes 07 de Febrero de 2023
HACER CLIC AQUÍ

Se secó una gran laguna y alertan por la muerte de 3000 vacas

Se trata de “El Bonete”, en Vera, Santa Fe; posee unas 7000 hectáreas de extensión y fue debido a la sequía

SANTA FE.- Una laguna totalmente seca, cultivos perdidos, centenares de animales muertos, y poblaciones que reclaman desesperadamente la provisión estatal de agua para el consumo personal es el peor panorama que se puede describir de lo que genera hasta hoy la sequía en el norte santafecino.

La falta de lluvias, que ya lleva tres años en la región, provocó en la última quincena la seca completa de la Laguna “El Bonete”, en el departamento Vera. Pero también aparecieron amenazas de que otros sitios naturales cuidados sigan el mismo camino, y ya se observa un daño ecológico gravitante en el medio ambiente, por la mortandad de peces que se registra en arroyos y lagunas, y de animales vacunos en los campos de la zona conocida como Los Bajos Submeridionales, a lo que se suma la falta de agua a potabilizar para abastecer a diferentes comunidades de la región. En la región se habla de la muerte de unas 3000 vacas desde que se acentuó la sequía.

Es creciente la mortandad de hacienda en la región

Es creciente la mortandad de hacienda en la regiónManuel Mudry (Vera)

El foco de la atención por la sequía está centrado hoy en los departamentos del norte de esta provincia: General Obligado, Vera, 9 de Julio y San Cristóbal, próximos a las provincias de Chaco, Santiago del Estero y Córdoba.

La escasez de agua obligó a varias poblaciones a ingresar a una instancia de alto riesgo ya que en gran parte de ese norte santafecino aún no hay provisión de agua potable ni cloacas. Por ese motivo, en diferentes zonas se solicitó el uso racional del agua que se consigue por el transporte con camiones cisternas, o lo que se logra potabilizar de ríos y arroyos, cada vez con menos volumen en sus cauces.

Como se mencionó al comienzo, el caso emblemático de estas últimas horas es el de la laguna “El Bonete”, que se encuentra a 35 kilómetros al oeste de la ciudad de Vera. Recibe el aporte del arroyo Golondrinas que luego descarga hacia el río Salado. Se trata de una reserva natural, de unas 7000 hectáreas, ubicada a la vera de la Ruta Nacional 98, que une Santa Fe y Santiago del Estero, en un recorrido de 186 kilómetros, entre las ciudades de Vera (Santa Fe) y Pinto (Santiago del Estero).

La hacienda, sin agua

La hacienda, sin aguaManuel Mudry (Vera)

“El cuadro es de extrema gravedad”, coinciden los productores agropecuarios de la zona. “Es impresionante la cantidad de pescados muertos que hay. No se puede estar del olor porque se secó toda la laguna grande”, apuntó un conocedor de la zona.

Según otros informes aportados a LA NACION, todas las represas de la zona también se secaron. Como las napas freáticas o subterráneas están altas, los productores buscan hacer perforaciones para encontrar agua y poder abastecer a sus animales. Lamentablemente, el agua que se consigue es salada. Por lo tanto, los animales que la consumen comienzan a tener problemas digestivos hasta que mueren.

Por eso, no pocos productores dedicados a la cría de ganado vacuno hoy advierten que semanalmente aumenta la mortandad de sus animales. Según comentaron, las vacas y terneros se trasladan hacia el canal del arroyo Golondrina para poder consumir un poco de agua.

Pero gran cantidad de los vacunos no llegan y mueren en la zona, con el perjuicio que significa para los productores. Se habla en medios ruralistas de una pérdida de alrededor del 35% del rodeo criado en la zona, unos 3000 animales aproximadamente.

El productor ganadero y abogado Edgardo Cornejo, que conduce una empresa familiar con 11.000 hectáreas en la zona, no dudó en calificar de “dramático” el cuadro que se vive por estos días y aseguró que la laguna El Bonete “desapareció”.

En declaraciones a medios locales, Cornejo insistió en señalar que “la situación es dramática y desesperante, es de extrema gravedad”.  Añadió: “Hay mucha mortandad de animales” porque “no hay agua para darles y organizar una infraestructura para transporte es algo muy costoso”.

“A eso hay que sumarle que el animal no evoluciona porque no hay agua ni comida, y si alguien compra comida no compra en cantidad suficiente. Esto lleva a un desmantelamiento de un sector ganadero importante, unido a la caída de precio y unido a lo que implica para la exportación una brecha cambiaria, una retención, de modo tal que de lo que produce el productor cobra la mitad”, subrayó.

José E. Bordón

campo

Compartir esta nota: