Domingo 27 de Noviembre de 2022
HACER CLIC AQUÍ

Gomas, mapuches y la truchada que faltaba: votos falsos para Italia

Camioneros apalean y copan una empresa. ¿Y dónde está el Gobierno? Pasa de todo y es como si no pasara nada.

El sindicato de neumáticos, en manos del Partido Obrero, lanza un paro salvaje que incluye la toma del Ministerio de Trabajo. Los funcionarios dejan hacer. Ni siquiera denuncian la ocupación. Sólo les dicen: si se quieren quedar, quédense. El bloqueo a las empresas lleva meses y la falta de cubiertas traba la producción de autos, importante rubro de exportación y generador de empleo. El Gobierno resuelve lo siguiente: no sabe/no contesta. Arréglenselas, ya son grandes. La solución, otro parche: al final anuncia que pueden importar cubiertas.

No quieren pelearse con nadie. Los activistas mapuches, o mejor sería decir maputruchos, atacan a tiros un tráiler de Gendarmería, que incendian. Con decir tráiler, se le pretende bajar el precio. No. Es atacar a la Gendarmería, que está en soledad y no hay quien la defienda.

La reacción oficial o más bien semioficial corre por cuenta de Sergio Berni, ministro de Buenos Aires, provincia bien lejana a la del ataque, que es de nuevo en Río Negro. La reacción de Berni es oral: “La patria no se negocia con nadie... cada paso atrás costará sangre, sudor y lágrimas”. Ni para emocionarse da.

Así quedó el puesto móvil de Gendarmería incendiado por los mapuches en Villa Mascardi. Foto Gentileza Chino Leiva /Diario Río Negro

Así quedó el puesto móvil de Gendarmería incendiado por los mapuches en Villa Mascardi. Foto Gentileza Chino Leiva /Diario Río Negro

En el Patria, en Olivos, en Juncal y Uruguay y en la Rosada, silencio. Lo rompe apenas Aníbal Fernández, que anuncia que van a actuar “pacientemente”Si hay algo que sobra con la violencia mapuche es paciencia, como quedó claro este martes a la noche: ocuparon el campo que custodiaba la Gendarmería. ¿Villa Mascardi o Villa Mapuche?

Al conflicto de los neumáticos, la vocera presidencial Cerruti propone resolverlo con un llamado a la “sensatez” de sindicalistas y empresarios. ¿Y el Gobierno para qué está?

Ya que estaba, pudo haberle pedido un cacho de sensatez al medio centenar de buenos muchachos de Camioneros que apalearon a quien tuvieran adelante copando una planta de la empresa Milo.

​Buscaban impedir que los trabajadores elijan un nuevo delegado en lugar del que responde a Moyano. Todo está permitido. No hay que criminalizar la protesta. En apoyo del sindicato del neumático, grupos piqueteros del Partido Obrero vuelven a bloquear y acampar en la 9 de Juliocomo si fuera de ellos.

0 seconds of 2 minutes, 15 secondsVolume 0%

 
 
 
 
 

Miembros del gremio que lidera Hugo Moyano irrumpieron en el estacionamiento de la empresa de transporte Logística Milo SA, en Avellaneda.

Cualquiera hace lo que quiere o puede pasar cualquier cosa.

Tomás Méndez, el periodista de Crónica TV que hacía notas a la pareja Sabag/Uliarte o Uliarte/Sabag y las presentaba como hechas al azar, revela que el diputado cristinista Rodolfo Tailhade, que fue uno de los jefes de la AFI, le había pedido el teléfono de la Uliarte. Tailhade integra la Comisión Bicameral de seguimiento de los servicios de inteligencia, que cada vez parecen más pegados a otros buenos muchachos, los copitos.

Como todo está tan tranquilo, reaparecen las tomas de colegios, que es pura pérdida y ningún beneficio porque impiden que se dicten clases. Pensándolo bien o pensándolo mal, hay un beneficio: perjudicar a Larreta.

Las tomas se justifican por cosas como que los alumnos sufren hambre porque los sandwiches que reciben casi no tienen fiambre. Este martes por la noche eran 17 las escuelas tomadas: bien pocas, apenas el 10% de las 167 que tiene la Ciudad. Y todas pertenecen a la élite de los colegios más politizados por el kirchnerismo y la izquierda.

Uno de los colegios tomados en la Ciudad de Buenos Aires. Foto Marcelo Carroll

Uno de los colegios tomados en la Ciudad de Buenos Aires. Foto Marcelo Carroll

Lo único que le faltaba a este aquelarre es que candidatos argentinos en las elecciones italianas hicieran fraude o intentaran hacer fraude. No es el primer escándalo de este tipo pero sí es el mayor. Estalló el domingo en el recuento de votos. Los argentinos nacionalizados italianos eligen a un senador y dos diputados por el distrito América Meridional, donde están los países de América del Sur y que en número de votantes es el cuarto, detrás de Roma, Milán y Nápoles.

¿Qué pasó? Aparecieron miles de boletas falsas. Los sobres se habían usado en La Plata y Rosario y la alarma se disparó cuando descubrieron en esos dos centros muchísimos más votos que los habituales. Fue fácil detectar el tongo: había un error de ortografía en las boletas truchadas. Las originales dicen Camera dei Deputati y las falsas Camera dei Diputati. Una i por una e: argentinada auténtica.

Dicen que casi todos los votos truchos iban para una lista: la Unione Sudamericana Emigrati Italiani (USEI), apadrinada por el operador judicial, empresario del juego y ex presidente de Boca, Daniel Angelici, que viajó a Roma junto al jefe de campaña y también dirigente radical Lautaro García Batallán. La USEI llevaba de candidato a senador al puntero radical de la Boca y jefe de la Comuna 4, José Palmiotti, que Angelici puso como Defensor del Turista de la Ciudad, cargo que heredó Carlos, el hijo de Palmiotti. Siamo Fuori. Forza Argentina.

Fuente: Clarín

Compartir esta nota: