Miercoles 28 de Septiembre de 2022
HACER CLIC AQUÍ

Por los pasillos: Bronca kirchnerista por el 17 de octubre fallido y Massa 2027

La movilización generada por el cristinismo, con gusto a poco. La cocina electoral peronista y los otros candidatos.

Todos a la Plaza: ¿todos?

En el peronismo el desconcierto es total. Antes del atentado a la vicepresidenta, en el cristinismo veían venir un 17 de octubre reciclado tras la acusación del fiscal Diego Luciani. El análisis era que la "embestida del Poder (o Partido) Judicial" victimizaba públicamente a Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, quien con su discurso-alegato de respuesta, retomaría definitivamente la centralidad política del peronismo, basada en la persecución y en la supuesta búsqueda de proscripción contra la ex jefa de Estado. Luego de eso, y con el enojo "popular", sucedería la movilización espontánea que tuvo su primer hito en la vigilia de militantes en los alrededores del departamento vicepresidencial de Recoleta.

Luego, llegó el sorpresivo ataque de "Los Copitos" a la ex Presidenta; tras el shock inicial, alrededor de la vicepresidenta se organizaron las movilizaciones como la del viernes 2 de septiembre a Plaza de Mayo y la posterior cita en Parque Lezama y en otras plazas del interior del país. Pero poco de eso pasó: no hubo ninguna movilización histórica y tuvo gusto a poco la esperanza de que reaparezcan adherentes de otros tiempos, los que se habían alejado del kirchnerismo por la marcha del Gobierno, las fiestas en Olivos, las peleas intestinas en el seno del poder y, fundamentalmente, el rumbo de la economía con una inflación histórica que no solo no significó "la vuelta del asado" sino que representó la pérdida de los salarios ante la suba de precios.

Marcha en apoyo a la vicepresidenta Cristina Kirchner el viernes 2 de septiembre en la Plaza de  Mayo. Foto German Garcia Adrasti

Marcha en apoyo a la vicepresidenta Cristina Kirchner el viernes 2 de septiembre en la Plaza de Mayo. Foto German Garcia Adrasti

Toda esa frustración cristinista por un "17 de octubre bis" que no fue, la resume un ministro nacional quien, en voz baja, asume con total crudeza: "La sociedad ya nos dio la espalda. Se cansó de nosotros", señala y avisora un complejo futuro electoral para el peronismo. "Está pasando lo mismo de 2014 y 2015, cuando Cristina perdió liderazgo y se enredó en poner a Zannini de vice de Scioli, y a Aníbal Fernández como su candidato a gobernador bonaerense. Así, perdimos las elecciones ni más ni menos que con Mauricio Macri", rezonga el curtido peruca quien avisora un duro panorama para la pelea 2023, donde se definirá un nuevo turno presidencial. Por ese gran argentino, que supo conquistar, a la gran masa del pueblo combatiendo al capital....

Marcha del 1 de septiembre en Plaza de Mayo. Foto AP

Marcha del 1 de septiembre en Plaza de Mayo. Foto AP

Massa amasa

Así las cosas, una de las discusiones que se dan en la coalición gobernante es quién podría ser el o la candidata a Presidente. Cristina Kirchner sigue dando gestos de que, luego de dos turnos como jefa de Estado y uno como vicepresidenta, ya no aspira a un nuevo turno amén de que su imagen negativa en cualquier medición, la alejan de una chance cierta de victoria en una elección nacional. Por eso, muchos (y muchas) miran hacia el Ministerio de Economía donde Sergio Tomás Massa mueve el joystick de ese área, ajustando y reordenando con el acuerdo total de CFK.

Pero el hombre de Tigre no pretende jugar en el próximo turno: quienes lo han escuchado en las últimas horas, lo sienten conforme con su desempeño hasta el momento. Y más, tras la gira estadounidense, donde pudo "soltar" y mostrar sin pudor su relación con los Estados Unidos (hasta Baradel y Yasky se animan ahora a una foto con el embajador de USA, Marc Stanley).

Baradel y Yasky, gremialistas K con el embajador de EE.UU., Marc Stanley

Baradel y Yasky, gremialistas K con el embajador de EE.UU., Marc Stanley

Por eso, Massa piensa en dejar pasar el turno de 2023 y esperar la lógica depuración que sucederá en el peronismo tras la elección presidencial, que pinta como dramática para la fuerza creada por Juan Domingo Perón. Y luego de eso, que el peronismo todo valore el gesto que tuvo, al ingresar al Gobierno en el peor momento, para hacerse cargo de "normalizar" la economía argenta. ¿Podrá? Videbimus, videbimus...

El ministro de Economía de Argentina, Sergio Massa (d), y a la secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, mientras se reúnen hoy, en Washington Foto Economía

El ministro de Economía de Argentina, Sergio Massa (d), y a la secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, mientras se reúnen hoy, en Washington Foto Economía

Candidates

Por eso, la posibilidad de que otros actores jueguen en la pelea presidencial entusiasma a unos pocos. Allí aparece Wado de Pedro, el ministro cristinista quien sigue reuniéndose con empresarios y diversos sectores sociales, más allá de algunos recelos que surgen en sectores de La Cámpora. Axel Kicillof intenta correrse de esa discusión y ratifica su última conversación sobre el tema con CFK, que lo pone en la búsqueda de la reelección como gobernador bonaerense.

Pero en la Casa Rosada algunos ya escucharon a Juan Luis Manzur, el jefe de Gabinete from Tucumán, decir que si Alberto Fernández no juega, él podría ser el pre candidato del esquema más tradicional del peronismo, en caso de que las PASO sigan vigentes. Ilusiones peronistas...

 

Fuentes. Clarín.

Compartir esta nota: