Miercoles 10 de Agosto de 2022
HACER CLIC AQUÍ

Nuevo récord de la muerte narco en Rosario: tres asesinatos en menos de cinco horas

Los ataques ocurrieron en barrios como La Lata y Las Flores. Se cometieron 159 crímenes en lo que va del año

La violencia asesina rompió un nuevo récord en Rosario. En cinco horas, entre la noche del martes y la madrugada de este miércoles, mataron a tiros a tres personas. Los asesinatos fueron cometidos en los barrios Empalme Graneros, La Lata y Las Flores, y todos son investigados por el fiscal Gastón Ávila bajo la hipótesis de disputas entre bandas dedicadas a la venta de droga. En uno de los hechos, una joven fue baleada en la puerta de un búnker que está a pocos metros de un club en el que se jugaba un torneo de fútbol femenino, que se vio interrumpido por los disparos. En lo que va del año hubo 159 crímenes en todo el departamento Rosario, según datos del Observatorio de Seguridad Pública.

Todo esto, mientras se intenta esclarecer el brutal ataque que le costó la vida a Claudia Deldebbio y dejó en terapia intensiva a su hija, la bailarina Virginia Ferreyra, en un caso bajo sospechas de disputa narco que suscitó marchas y allanamientos.

El primer homicidio ocurrió a las 20.40 en Ottone y pasaje Santa Clara, en un precario y angosto pasillo de casas de chapa. Ahí, Brisa Maitén Brest, de 22 años, recibió un disparo en el abdomen de los cinco que gatilló el agresor, que se presume que estaba a pie.

Brest fue asistida a tres cuadras de distancia, en Ottone y Génova, y desde esa esquina de barrio Empalme Graneros fue trasladada al hospital Alberdi. Sin embargo, por la complejidad que tenía la herida de arma de fuego, la derivaron al HECA, donde murió a las 21.15.

En un primer momento, los investigadores policiales recibieron la información del novio de la joven de que ella había sido atacada desde una moto cuando estaba junto con su hijo de cinco años en la puerta de un kiosco. Sin embargo, con el correr de las horas, los testimonios de vecinos señalaron una situación distinta: Brisa supuestamente vendía droga y fue atacada en la puerta de un búnker que está en el angosto pasillo, donde aseguran fuentes judiciales que un vehículo tendría escaso margen de maniobra.

Las balas se encontraron en el precario pasillo y no cerca del kiosco que está a tres cuadras, tal como apuntó la pareja de la víctima. La puerta del presunto búnker incluso tenía la marca de un disparo, y hasta ahora no está establecido con qué banda tiene vinculación ese punto de venta.

Al momento de los disparos contra Brisa se disputaba a pocos metros un torneo de fútbol femenino en el club Los Pumas que se suspendió por el homicidio. “Se escucharon los tiros cuando jugaban a la pelota. Se fue automáticamente toda la gente que estaba”, dijo un vecino a Canal 3 de Rosario.

Tres horas después, pero en Paraguay y Gaboto, en la villa La Lata de la zona sur de Rosario, fue asesinado Bruno David Barrios, de 18 años. De acuerdo a los datos suministrados por el Ministerio Público de la Acusación, le dispararon desde dos motos que llevaban dos ocupantes cada una. Barrios recibió un tiro en el cráneo y murió en el acto. De la escena del homicidio se incautó un celular marca Motorola gris que era de la víctima, por orden del fiscal Ávila

Por último, Nicolás David Ynsaurralde, de 25 años, fue acribillado de más de 15 disparos en Ceibo al 1400, en barrio Las Flores, también en la zona sur. Según la mecánica bajo investigación, los sicarios iban en una moto y lo persiguieron desde la calle hasta el interior de un pasillo de tierra, donde lo ultimaron.

Familiares de Ynsaurralde comentaron a la Policía que lo último que se supo del joven es que había pedido dinero para salir a comprar comida. Agregaron que después escucharon una balacera y encontraron a la víctima ya fallecida.

Tras el crimen del joven en Las Flores ingresó al hospital Provincial un hombre de 30 años con una herida de arma de fuego en la espalda. De acuerdo a su relato, se bajó a hacer un mandado a un almacén en la zona de Ceibo al 1400, escuchó tiros y rápidamente sintió un ardor en el omóplato derecho. Añadió que, como no llegaba la ambulancia, se fue en su propio auto al centro de salud. Se investiga si recibió una bala perdida en medio del homicidio de Ynsaurralde.

 

fuente: infobae

Compartir esta nota: