Sábado 25 de Junio de 2022
HACER CLIC AQUÍ

Asi asesinan en la ciudad mas violenta de America del Sur, que exporto su mafia a Argentina.

Pedro Juan Caballero esta copado por un grupo mafioso de Brasil que mata fiscales y politicos.

PEDRO JUAN CABALLERO, Paraguay.- Tierra de nadie, así es como la conocen todos, es una superficie que cambia de forma. Hay partes que parece un cantero común y corriente de un bulevar. En otras, se asemeja a un descampado repleto de yuyos. También, a un paso peatonal. A ese lugar va a parar lo que se quiere desechar y esconder en Pedro Juan Caballero, aunque esté a la vista de todos. Entre ellos, cadáveres. La razón es que esa especie de línea ancha de tierra tiene una particularidad: no pertenece a nadie. Está ubicado entre la frontera seca de Paraguay y Brasil. La jurisdicción de ese espacio es difusa. Por eso allí se arroja lo que se quiere ocultar. Los policías paraguayos y brasileños tuvieron que ponerse de acuerdo de manera informal: si la víctima aparece con un documento brasileño, lo investiga la fuerza de seguridad de ese país, y viceversa. “En tierra de nadie fue hallado un auto incinerado que usaron sicarios el 17 de mayo pasado para ejecutar al intendente de Pedro Juan Caballero, José Carlos Acevedo, en la puerta del municipio y frente a los tribunales”, revela José Delgado, jefe de la unidad de Crimen Organizado de Paraguay. Pedro Juan Caballero, una ciudad de 115.000 habitantes conocida desde hace décadas por ser un vergel de cannabis que proveía a los países de la región, sufrió un cambio drástico durante la última década. Esa ciudad fue copada por el Primer Comando Capital (PCC) a costa de balas.

foto AML

Este grupo criminal acordó primero con los líderes históricos de esa zona que manejaban los cultivos de marihuana, como Jorge Rafaat, y después arrasó con todo. A este hombre conocido como el “rey de la frontera” que se movía con 50 custodias, porque sabía que su cabeza tenía precio, lo acribillaron en 2016 con una ametralladora antiaérea montada dentro de una camioneta en pleno centro de la ciudad, donde hoy se venden termos Stanley de dudoso origen. Los videos de ese episodio remiten a una guerra. Ese día Brasil sacó los tanques del Cuarto Batallón de Caballería Mecanizada de Ponta Porá, la ciudad que está del otro lado de la tierra de nadie y los ubicó en el límite. Desde ese momento, el PCC manda y el miedo crece. El departamento Amambay, donde se encuentra enclavado Pedro Juan Caballero, es una de las regiones más violentas de América latina, con una tasa de homicidios de 79 crímenes cada 100.000 habitantes, según el último registro oficial de 2020. Rosario, la ciudad más violenta de Argentina, que triplica la media nacional en homicidios, alcanzó la tasa más alta en 2013, con 21 asesinatos cada 100.000 habitantes. La muerte parece haberse quedado para siempre en Pedro Juan Caballero. Y ahora volvió a irradiar con más fuerza. Una semana después de que sicarios colombianos y uno venezolano asesinaran a Marcelo Pecci, fiscal jefe de la Unidad de Crimen Organizado de Paraguay, en una isla de Cartagena, se produjo el crimen del intendente de Pedro Juan Caballero. “El problema que existe en esta zona es el sicariato que manejan grupos criminales de peso”, explica Delgado a LA NACION en la oficina de Crimen Organizado, donde al lado del cartel que da nombre a la unidad unas velas alumbran a una virgen, como forma de ofrenda.

foto AML

foto AML

VIOLENCIA
Pedro Juan Caballero es una de las ciudades más violentas de América latina; el grupo guerrillero del Ejército del Pueblo Paraguayo tiene secuestrado al exvicepresidente Oscar Denis desde el 9 de septiembre de 2020

Las calles de Pedro Juan Caballero están militarizadas después del crimen del intendente. Hay retenes montados en las esquinas por los soldados de la agrupación especializada que se creó para combatir al grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que opera en la zona central del país, donde los carteles con los rostros de los terroristas ofrecen recompensas. El gobierno de Mario Abdo, presidente de Paraguay, decidió trasladarlos a esa zona caliente, perforada por el crimen organizado. Los Acevedo son un clan político que domina esa región fronteriza desde hace más de 30 años. En esta zona, la mayor productora de Sudamérica de marihuana, nada ocurre sin la venia de la familia. Luego de la pandemia, el negocio de la marihuana está en baja. Fue reemplazado por el tráfico de cocaína. El líder político de la familia era Robert Acevedo, que fue presidente del Senado paraguayo, y sufrió dos atentados, que no lograron matarlo. Murió a causa del covid en marzo de 2021. Sus dos hermanos, José Carlos y Ronald, estaban al mando de la intendencia y la gobernación del departamento. Su cuñada Carolina Yunis, esposa de Ronald, quedó ahora como intendenta interina. A su hija Haylee, de 20 años, la ejecutaron el 9 de octubre pasado, junto a otras tres jóvenes y al narco Osmar Álvarez, alias “Bebeto”, quien era el blanco principal de las cien balas que dispararon los sicarios. La muerte persigue a los Acevedo. Ronald, el gobernador, lo sabe. “Estoy amenazado yo y mi familia”, admite el mandatario de Amambay y de pronto, sin aviso, se excusa de cumplir con la entrevista pautada con LA NACION. “Esto es serio, señores”, aclara y se va. Sillón caliente Yuris, su esposa, prefiere hablar, a diferencia de su esposo, el gobernador. Está sentada en la silla aún caliente que ocupaba su cuñado asesinado por cuatro sicarios. Uno de sus secretarios cuenta que se salvó de milagro. Relata paso a paso cómo ocurrió el atentado. “Vivo a tres cuadras y cuando escuché los disparos temí lo peor”, cuenta. Las paredes de la intendencia están tapizadas de fotos que él le sacó durante 20 años de gestión a José Carlos Acevedo. “Él estaba cerca de descubrir quién mató a mi hija. Y por eso lo mataron”, asegura en un extenso diálogo con LA NACION la intendenta interina de Pedro Juan Caballero. Ahora hay una camioneta blindada con soldados del Ejército en la puerta del municipio y frente a los tribunales. El gobierno decidió declarar el estado de emergencia en esa zona tras el crimen del intendente. Pero los Acevedo reniegan de la custodia. Sospechan de que la policía paraguaya colabora con los narcos, sugiere Yuris. Como un síntoma del miedo que sobrevuela esa región, los fiscales que investigaban el caso renunciaron a la causa. Nadie quiere investigar. Los periodistas tampoco, porque saben que el que pone bajo la lupa los movimientos del crimen organizado carga con una condena. “Acá se nada entre tiburones”, describe Marciano Candia, corresponsal del diario Última Hora. El histórico corresponsal del diario ABC Candido Figueredo tuvo que abandonar la ciudad por las sucesivas amenazas y planes para matarlo. Diecinueve periodistas fueron asesinados en Paraguay desde la década del 90. El miedo se hace latente en la conversación con los fiscales que fueron compañeros de Pecci. Nadie quiere que quede registro de lo que dicen. Prefieren hacerlo sin que aparezcan sus nombres, ni sus rostros. La periodista de ABC Mabel Rehnfeldt, una referente del periodismo de investigación en ese país, advierte que después del crimen del fiscal los funcionarios del Ministerio Público aparecieron con sus rostros tapados en los operativos contra el crimen organizado.

LA NACION EN PARAGUAY
Así opera el Primer Comando Capital, la organización criminal que tiene en vilo al país

Los crímenes contra funcionarios no paran. El 19 de junio de junio pasado fue asesinado el exdirector de la cárcel de Tacumbú Óscar González Olmedo, de 42 años, cuando llegaba a la casa de su padre Asunción. Los sicarios lo mataron de cinco tiros en el rostro. Murió a los pocos minutos del ataque. Olmedo fue director del penal más grande de Paraguay en 2020 y según fuentes oficiales había recibido amenazas. Olmedo se desempeñaba como director del penal en octubre de 2020, cuando se realizó un allanamiento de forma sorpresiva, que estaba encabezado por Pecci, en el conocido sector VIP de la cárcel. En esa ocasión, según detalló el diario Última hora, hallaron un laboratorio para procesar droga en la celda de Jaime Andrés Franco Mendoza, que luego fue trasladado a la Agrupación Especializada, donde LA NACION presenció las audiencias del juicio a los 24 miembros del PCC. Unos días después del crimen del fiscal sus colegas hicieron marchas en Paraguay para expresar su repudio y plantear que el miedo no debía influir en sus tareas. Pero los funcionarios que tienen a cargo investigaciones contra el crimen organizado se ven desprotegidos. Muy pocos tienen custodia las 24 horas. El fiscal de la Unidad de Narcotráfico Marcos Alcaraz advierte en diálogo con LA NACION que se “reforzaron” las custodias a los funcionarios pero “no alcanza”. “Vivimos en riesgo y hay que asumir la situación”, afirma el funcionario.

foto AML

foto AML

foto AML

PATRULLAS
Luego del asesinato del intendente José Carlos Acevedo, el gobierno decretó el estado de emergencia en el departamento Amambay

Los edificios judiciales cuentan con pocos guardias. La Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos, una red que funciona desde 1954, expresó su solidaridad con los fiscales paraguayos. Incluso se evaluó que la próxima cumbre de este organismo se realice en Asunción, como una forma de expresar su respaldo a los funcionarios guaraníes. El crimen del fiscal Pecci sacudió a Paraguay y también encendió las alertas entre los países de la región, luego de que la ejecución del funcionario en Cartagena mostrara el alto nivel de coordinación del crimen organizado para llevar adelante el atentado. En diálogo con LA NACION, Cecilia Pérez, la asesora en materia de seguridad del presidente paraguayo Mario Abdo, señaló que “no hay dudas que el crimen del fiscal Pecci estuvo vinculado a su trabajo contra el crimen organizado”. Una de las hipótesis que se manejan es que habrían actuado varios grupos criminales en forma coordinada, pero se sospecha que PCC financió el atentado. En Pedro Juan Caballero está el núcleo más sólido de este grupo criminal, que domina la población carcelaria de Paraguay.

foto AML

foto AML

foto AML

foto AML

foto AML

foto AML

PCC
El Primer Comando Capital domina Pedro Juan Caballero a partir del asesinato de Jorge Raffat en 2016, un narco apodado el “rey de la frontera”

La semana pasada, cuatro de los cinco acusados del asesinato del fiscal recibieron una condena a 23 años de prisión. El 5 de junio el gobierno colombiano informó sobre la detención de cinco sospechosos. Los detenidos Wendret Carrillo, Eiverson Zabaleta, Marisol Londoño y Cristian Camilo Monsalve Londoño, admitieron haber atentado contra Pecci durante la luna de miel con su esposa el 10 de mayo pasado. El único que no confesó y se declaró inocente fue Francisco Luis Correa, a quien la Fiscalía colombiana considera articulador del crimen. El director de la Policía de Colombia, Jorge Vargas, señaló que “las investigaciones indican que existió un plan para asesinar al fiscal en Paraguay o en cualquier país por un acuerdo entre organizaciones criminales internacionales, todo coordinado con el Primer Comando de la Capital (PCC)”. El que disparó tres veces contra el fiscal que se encontraba en la playa con su pareja fue el venezolano Still Scott Carrillo, que formaría parte de la organización criminal Tren de Aragua. Quien habría sido el jefe del grupo de sicarios y estructuró el plan para matar al fiscal fue, según la investigación, Correa, el único que se declaró inocente, que es un exmilitar colombiano que estuvo preso en dos oportunidades y pertenece a un clan criminal que se llama Los Paisas.

foto AML

INTENDENTA
Carolina Yunis, la cuñada del intendente asesinado, es la jefa comunal interina; a su hija la mataron junto a cuatro jóvenes

El fiscal Alcaraz explicó que el PCC está en expansión y que parte de esa estrategia se daría con alianzas con grupos criminales de otros países, como sucedió hace una década en Paraguay, la primera escala que hizo esta banda, que nació de las cárceles de San Pablo en 1993 de la mano del líder Marcos Willians Camacho, conocido como Marcola. Como publicó LA NACION el 12 de junio pasado, en la Argentina se detectó que en la Unidad Federal Nº7 de Resistencia, Chaco, y en el penal de Coronda, en Santa Fe, hay células activas de PCC. Las alertas se encendieron porque este grupo criminal, que se financia con el narcotráfico -con el que recauda 500 millones de dólares por año, según el Ministerio Público de San Pablo-, tiene un poder de expansión muy veloz dentro de las cárceles, como confirman las experiencias de Brasil, donde dominan las penitenciarías de 20 de los 27 estados, y sobre todo Paraguay, donde poseen 1500 “bautizados”.

foto AML

foto AML

TIERRA DE NADIE
Entre la frontera seca de Paraguay y Brasil hay un lugar que llaman “tierra de nadie”, que tiene una jurisdicción difusa; es donde arrojan lo que se quiere ocultar, como los cadáveres

En Paraguay aprovecharon las malas condiciones de detención para fidelizar a los reclusos, a los que les ofrecen un sueldo y ayuda a sus familias. También utilizan las grietas que deja la corrupción dentro de los penales, un rasgo que en la Argentina se trasluce con las actividades criminales que se detectan dentro de los penales, sobre todo en Santa Fe, como advirtió un informe de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR) en septiembre pasado. A la par de la expansión de este grupo criminal en las cárceles, los investigadores advierten que se detectaron alianzas en otros países, como Los Paisas en Colombia, Tren de Aragua en Venezuela, que tienen una influencia cada vez más fuerte en Chile y Colombia. En Uruguay el gobierno de ese país detectó 72 miembros activos del PCC. En Europa se detectaron alianzas con la 'Ndrangheta, mafia oriunda de la región italiana de Calabria.

 

fuente: la nacion

Compartir esta nota: