Domingo 27 de Noviembre de 2022
HACER CLIC AQUÍ

Dados digitales, bailarinas y el hijo de Miliki con smoking y zapatillas: cómo era El gran juego de la Oca de los ‘90 y las diferencias con la versión

Hace casi treinta años Emilio Aragón hizo en España el programa que luego se pudo ver en la Argentina y que hoy está en la pantalla de El Trece de la mano del Pollo Álvarez y Dani la Chepi

“Ven a jugar, al juego de la oca. Ven a jugar, con nuestra oca loca”, decía la canción que anunciaba el comienzo de El gran juego de la oca, el ciclo español que en los ‘90 estuvo al frente de Emilio Aragón. El lunes por la noche, el ritmo de la canción se volvió a escuchar en la pantalla de El Trece, esta vez con el Pollo Álvarez y Dani la Chepi, y fue como un regalo para los nostálgicos.

Un estudio de televisión que se convirtió en tablero, casillas en donde se posicionan los concursantes, estanque de barro y una gran piscina rodeada por los números del juego fueron parte de la impactante escenografía del ciclo de Antena 3 en 1993 que luego se vendió a la Argentina y que esta semana estrenó su versión local. Decorado como hacía tiempo no se veía en televisión.

Al igual que el juego de hace casi tres décadas y del clásico de mesa, los cuatro participantes tienen que tirar los dados para avanzar y quien llega primero a la casilla 63 se corona ganador. En ambas versiones hay casilleros “oca” que sirven para avanzar y en cada número en el que el participante se para hay una prenda que debe cumplir. En cada prueba el concursante apuesta parte de su dinero acumulado para sí ir sumando en el pozo.

Así como hoy se destaca la dupla de Dani la Chepi y el Pollo en la conducción, la versión original contaba con Emilio Aragón, hijo del conocido payaso Miliki que sobresalía por su extraño look: cada semana lucía un smoking negro y zapatillas deportivas blancas.

Aunque el formato es el mismo, la principal diferencia consiste en la duración del programa que en realidad se originó en Italia. La versión europea era semanal y en cada emisión un concursante se consagraba ganador. Con emisiones de lunes a viernes, El gran juego de la oca actual queda inconcluso y continúa al día siguiente y el ganador de esta primera ronda se conocerá el viernes.

 

Muy típico de los años 90, en el juego anfitrionado por Aragón un staff con al menos una decena de bailarinas le ponía ritmo a cada segmento armando una coreografía especial para cada juego, que además tenía una canción y presentación oficial.

Ayer compitieron cuatro participantes, cada uno identificado por un color: amarillo, azul o celeste, verde y naranja, a diferencia del anterior que en lugar de naranja tenía un concursante con rojo.

Como la versión “matic” del ludo o de otros juegos de casilleros, los concursantes presionan un gran pulsador -que les llega hasta la cintura- y los dados dentro de una esfera se mueven para develar el número. Muy tecnológico para su época, en El gran juego de la oca de España cada jugador tenía un pulsador que al presionarlo hacía mover unos dados digitales ubicados en el zócalo de la pantalla.

Las “casillas oca” son especiales, porque cada vez que alguien la pisa, saltea varias más automáticamente. Por ejemplo, pasa de la 5 a la 9 o de la 9 a la 18 y así. Al saltear casilleros, en la versión anterior los concursantes volvían a tirar los dados al grito de “Y de oca a oca y tiro porque me toca”.

Aunque aún faltan muchas pruebas por ver, el lunes Lucía, Guido, Pablo y Macarena jugaron en la pileta, con ventiladores gigantes que los empujaban, en ruedas que tenían que trepar en el barro y hasta a un memo test. Algunas de las prendas más destacada y más esperada del ciclo que se emitió en el país hace casi treinta años era la del peluquero, en la que para pasar de casillero y ganar el dinero apostado el concursante se tenía que someter a un corte de pelo que a veces no era muy favorable.

Así como en el programa de Antena 3, las pruebas no son para cualquiera y para hacerlas es necesario tener cierta destreza física ya que hay que nadar, saltar, correr y hacer fuerza, siempre contrareloj. “Yo ni loca lo hago”, dijo incluso la Chepi cuando la participante de amarillo jugó en las alturas a saltar de una rueda otra. Con más similitudes que diferencias con el juego original, el ciclo de El Trece debutó con picos de nueve puntos de rating, número que aunque no lo hizo liderar el podio no está nada mal en la televisión actual, y más en temporada de verano.

De esta manera, y mientras la expectativa está puesta en cómo serán las siguientes pruebas a los que los amarillos, azules, verdes y naranjas se tengan que someter, los programas de juegos son los protagonistas de la pantalla por estos días. El canal emite también Match Game100 argentinos dicen Los 8 escalones del millón; Telefe sigue todas las tardes con Iván de Pineda y Pasapalabra; La hora exacta continúa en el prime time de El Nueve, Pamela David al frente de La ruleta de tus sueños, en América, donde antes de la medianoche Pichu Straneo hace Mandá Play.

 

fuente: infobae

Compartir esta nota: