Viernes 27 de Mayo de 2022
HACER CLIC AQUÍ

Madrugada de terror en un country: cinco ladrones torturaron a una mujer y robaron $4.000.000,Gabriel Di Nicola

El hecho ocurrió en el barrio privado San Eliseo, en Guernica; los delincuentes, que estaban armados, ingresaron sorprendieron a las víctimas mientras dormían

 

El terror comenzó cuando el empresario gastronómico Maximiliano F. M., de 41 años, y su esposa, Mónica L., de 42, dormían en su casa del country San Eliseo, en Guernica, en Presidente Perón. El matrimonio fue despertado a los gritos por cinco delincuentes armados que les exigieron una importante suma de dinero. La violencia de los ladrones fue en aumento. Golpearon a sus víctimas y para saber dónde estaba el botín que se querían llevar, torturaron a la mujer y le arrancaron con un alicate seis uñas. Finalmente, se escaparon con 4.000.000 de pesos y una cifra en dólares que no fue precisada.

Así lo informaron a LA NACION fuentes policiales y judiciales. El hecho ocurrió hoy, a la 1, en una casa del lote 720 del country San Eliseo, situado en el kilómetro 18,5 de la ruta 58, en la localidad de Guernica. Los delincuentes habrían ingresado en el barrio privado dos horas y media antes, después de cavar un pozo y cortar parte del alambrado perimetral.

Mónica L., la víctima, está internada en una clínica. “La golpearon tanto que la cara parece una máscara de lo hinchada que está. Le di todo lo que teníamos, pero querían más. La torturaron para que dijéramos dónde estaba el dinero. Empezaron a arrancarle las uñas con un alicate. Le sacaron seis”, dijo Maximiliano F. M., el esposo de la víctima.

El caso es investigado por la fiscal Karina Guyot, que cuenta con la colaboración de detectives de la policía bonaerense. En principio, los investigadores del violento robo sospechan que se trató de un hecho al voleo, aunque no se descarta que los delincuentes tuviesen el dato de que en la casa podía encontrarse un botín mayor al que se llevaron.

Según pudo reconstruir LA NACION de fuentes de la investigación, al analizar las cámaras de seguridad del country San Eliseo se determinó que los asaltantes ingresaron en el barrio privado a las 22.30 de anoche. Tenían los rostros cubiertos y usaban guantes.

“Primero cavaron un pozo para pasar por debajo de un primer cerco perimetral. El segundo alambrado de seguridad fue cortado”, sostuvo una de las fuentes consultadas.

Los investigadores aún no pudieron reconstruir qué hicieron los delincuentes desde las 22.30, momento en que lograron ingresar en el country, hasta la 1 de hoy, cuando irrumpieron en la casa de las víctimas. Una hipótesis es que hayan estado escondidos hasta que el matrimonio se fue a dormir. Si esta línea investigativa se confirma, se descartaría que fue un robo al voleo.

Según fuentes policiales, en la casa de las víctimas, los ladrones habrían ingresado por una ventana. “Una vez dentro del inmueble redujeron a la empleada que se encarga de las tareas domésticas y después fueron hasta la habitación del matrimonio”, explicó un detective que participa de la investigación.

Maximiliano F. M. afirmó que una vez que él y su mujer fueron despertados, comenzaron a recibir golpes de puño. También fueron golpeados con las culatas de armas de fuego.

“Bajé con tres ladrones a buscar el dinero que tenía en el auto, otros dos se quedaron con mi esposa”, agregó el dueño de casa.

A pesar de que el empresario le dio todo el dinero que tenía y otros objetos de valor, la violencia de los delincuentes no cedía. Los ladrones exigían más plata. En ese momento, comenzaron a torturar a Mónica L. y le arrancaron seis uñas.

Los momentos de terror continuaron y los agresores hasta llegaron a simular que le cortaban la lengua a una de las hijas gemelas del matrimonio, de siete años.

“Pensamos: ‘Estamos muertos’. En ese momento, tanto yo como mi esposa perdimos por completo el control y los atacamos golpes de puño y mordidas. Los asaltantes sintieron que perdieron el control y tratando de atarnos, después se dieron a la fuga”, recordó Maximiliano F. M.

La sospecha de los investigadores es que los delincuentes escaparon por el mismo lugar por donde habían ingresado en el country.

“No robaron otra casa. Después de salir de la propiedad del empresario gastronómico se fueron del barrio privado”, sostuvo una fuente que participa de la investigación.

Para el empresario no fue un robo al voleo. “Eligieron la casa más grande del sector en el cual ingresaron. Cuando se fueron se escucharon tres detonaciones, como si hubiesen disparado. Después, para peor, los comandos [dependencias policiales] de Guernina y San Vicente se peleaban por irse de la escena”, sostuvo Maximiliano F. M.

Los ladrones, según pudo saber LA NACION, estaban embarrados y utilizaron armas de fuego cortas.

“Mi esposa está internada, con una mama explotada, laceraciones y hematomas en toda la cara y cuerpo. Mis hijas se preguntan por qué estos hombres le pegaron a su madre”, dijo el empresario.

Por: Gabriel Di Nicola

Fuente: la nacion

Compartir esta nota: