Miercoles 19 de Enero de 2022
HACER CLIC AQUÍ

Federico Sturzenegger explicó por qué el Previaje es “un dislate económico” y se cruzó con Matías Lammens

El ex presidente del Banco Central aseguró que es una política que “pagan los pobres”

El Previaje reintegra el 50% de lo gastado en viajes dentro de la Argentina en crédito para fomentar el turismo nacional y ayudar a que uno de los rubros más golpeados por la pandemia se recupere. El extitular del Banco Central Federico Sturzenegger, en contra de la medida, explicó por que el plan oficial es “un dislate económico”.

“No voy a negar que el Previaje es una política que para el sector turístico es importante. Lo sería también el Preauto (si el Estado te pagara la mitad de tu auto) o el Prepollo, el Prestaurant o el Preluquería”, ironizó el exfuncionario del gobierno de Mauricio Macri.

Si bien subrayó que todos los que se beneficien de la industria turística estarán a favor del plan, sostuvo que para él no tiene sentido. “No dudo que cualquier empresario del rubro alabaría una medida así para su sector. Por eso decía en mi nota que el Previaje es un éxito personal tuyo, Matías Lammens. Pero eso no quiere decir que económicamente y socialmente no sea un dislate”, tuiteó el economista.

“Vamos por partes: efecto multiplicador. La matriz insumo producto te dice lo que un gasto en cualquier sector genera como encadenamientos. Pero el punto es que tenés que tomar en cuenta lo que dejás de producir y gastar por los impuestos necesarios para solventar la política”, continuó.

Federico Sturzenegger explicó por qué está en contra del Previaje

Federico Sturzenegger explicó por qué está en contra del Previaje

“Lo pongo más claro, si gastás 1000 de Previaje eso genera efecto multiplicador positivo. Pero alguien tuvo que poner 1000 que no se pudieron gastar en otras cosas. Eso que dejaste de gastar genera un encadenamiento negativo equivalente. Es decir que hay que mensurar ambos efectos”, detalló Sturzenegger.

“Te imaginarás que es un tema súper estudiado en la economía. ¿La política fiscal tiene efecto multiplicador o no? El resultado es claro: no. Y es por esto de que lo que metés por un lado lo sacás por otro. Vamos a lo redistributivo. ¿La pregunta es quién pone los 1000? Como Argentina tiene déficit los 1000 salen de la emisión que más temprano que tarde se transforma en inflación. Y la inflación la pagan los pobres. Entonces la política la pagan los pobres”, resumió.

Además, le dijo al titular de Turismo: “Sé que no es tu intención que sea así. Pero es lo que hay. Si el gasto no lo hacen los pobres, entonces el Previaje es regresivo. En mi nota mencionaba que la plata del Previaje alcanzaba para subirle el sueldo 20% al 50% más pobre de Argentina”.

El problema de Previaje es que redistribuye, no crea. Te voy a reconocer algo. Es lo mismo con los celulares de Tierra del Fuego o con los aceiteros de la soja. Gastan más plata aún y crean casi ningún puesto de trabajo para la guita que consumen. Es decir Previaje es malo pero no tan malo”, publicó.

Yo creo que la función publica es facilitar los negocios sin usar la plata de otros. En esa línea, y a riesgo de extralimitarme) déjame tirar un par de ideas. Crear turismo es que la gente pueda llegar a los lugares de turismo sin haber sido esquilmado en el intento. No permitir que las low-cost operen libremente en Argentina es la peor política de turismo q se me puede ocurrir. Creo que deberías pelear para q la gente pueda viajar barato”, le pidió a Lammens.

“La renta de los 6000 empleados de Aerolíneas no valen la pena comparados con los empleos de miles de pymes de todo el país que viven del sector turismo y que esperan que los cuides. Ir contra las low cost hace del federalismo letra muerta”.

También se refirió a la compra de dólares para extranjeros: “Otra manera de fomentar el turismo es dejando que los extranjeros accedan a un dólar libre. Por un solo motivo: ningún turista quiere ir a un mercado ilegal. De hecho, no lo va a hacer. Y tampoco quiere sentirse que paga el doble por lo que compra. Dejando que accedan a un dólar libre en su tarjeta podrías multiplicar la oferta de dólares, crear empleo en serio (sin sacárselo a otro), y está al alcance de tu mano. Con lo que Argentina tiene para ofrecer…”.

Por último, opinó sobre los peajes de camino a las playas bonaerenses: “Un tema menor pero simbólico. Hoy viajando a la costa, barreras de peajes que no existen en ningún lugar del mundo demoraron el viaje de muchos argentinos en más de una hora. Otro resabio de la patria prebendaria. Otro costo que pagan miles para sostener la renta de unos pocos”.

El cruce con Matías Lammens

El intercambio se originó a raíz de una columna periodística de Sturzenegger en la que criticó al programa oficial. “Argentina es un país que ha perdido la razón y para regalar dinero el Estado tiene una eficiencia escandinava”, ironizó.

Incluso se refirió al importante crédito que el Estado le otorgó a su familia por vacacionar en el interior y planteó sus críticas impositivas. “Trasladado a nuestro ejemplo sería preguntarse sobre el beneficio social de ahorrarle a la familia Sturzenegger 200 mil pesos de sus vacaciones, y compararlo con el mayor costo que podríamos evitar si no se tuviera que recaudar ese dinero”, publicó el economista.

“Lo primero que debemos tener claro es que esos 200 mil pesos alguien los va a tener que poner”, analizó Sturzenegger. Con el mismo sarcasmo, siguió: “No existe Papá Noel, con su ejército de duendes y elfos, que regala sin costo. Hoy la deuda de Argentina es de unos 200 mil millones de dólares, que es solo el 3% de lo que, en los últimos 50 años, y en plata de hoy, ha gastado el Gobierno en sus tres niveles. En otras palabras, el 97% de los gastos se ha pagado con impuestos (o con emisión que es impuesto inflacionario)”.

Así, apuntó con dureza contra el expresidente de San Lorenzo: “Lammens podrá decir que el Previaje es un éxito para su Ministerio, pero Desarrollo Social y el propio ministro de Economía difícilmente puedan ver en este gasto un uso eficiente de los recursos. En realidad, digámoslo con todas las letras, es una locura solo posible en un gobierno que ha perdido totalmente el rumbo”.

Lammens, por su parte, salió a defender su medida turística en el mismo medio: “El principal error de su columna es que analiza una política pública que llega a millones desde una mirada de clase, que roza lo egocéntrico, y no le permite ver el impacto positivo que Previaje logró”.

“Que Papá Noel es una fantasía lo sabe cualquiera que no sea un niño. Pero las políticas públicas heterodoxas, creativas e innovadoras, a favor de la gente, el trabajo y las industrias, son una realidad muy concreta y muy necesaria en contextos de crisis. Y eso lo debería saber cualquiera que sea, haya sido, o pretenda ser funcionario en nuestro país”, agregó el titular de Turismo.

LA NACION

Compartir esta nota: