Escucha en vivo

El referente del Partido Justicialista dialogó a fondo con Sudamericana. Reconoció su intención de presidir al peronismo correntino.


Instó a cada uno de los dirigentes a plantear sus propuestas internas. Y consideró necesario que todas las líneas partidarias no se dejen llevar por el escenario nacional, para blindar a la fuerza de cara a una elección crucial del año que viene. Alentó además a los nuevos exponentes a pujar por espacios que colaboren a reforzar las posibilidades para la pelea por Gobernación.

Lanzamos formalmente su candidatura como precandidato a la Presidencia del PJ?
-Eso es algo que lo debe ir madurando.
Usted es un hábil declarante.
-Sí
No se escape por la tangente.
-Digo que todas estas cosas deben llevar su tiempo, por eso es importante que el justicialismo se haya dado el tiempo al fijar una fecha de elecciones al 31 de marzo. Se trabaja en la confección del cronograma electoral, para que no haya que andar a las apuradas, que haya un término para afiliación, para el control de los padrones, para que no pase lo que pasó muchas veces, de que al momento de votar llegue gente que no esté incluida.
La idea es tratar de alargar ese plazo para que existan los controles y que todos los que quieran participar tengan igualdad de oportunidades. Que tengan la posibilidad de hacer lo que se debe en una elección interna. Armar una lista que, diferencio del concepto de lista de lo que son históricamente las llamadas líneas internas.
La inteligencia impone el hecho de tratar de armar con las realidades propias de cada lugar y tratar de someterse a la voluntad de los afiliados y no afiliados. La nuestra es una elección en la que se va a votar con un doble padrón. Votan con padrón cerrado los afiliados, para la conducción del partido; y con padrón abierto para las candidaturas electivas que se van a elegir el año que viene, y de la que no exceptúo terminantemente las candidaturas de diputados nacionales que vamos a votar. Si bien es cierto que hasta ahora estaban vigentes las Paso, no hay que descartar que en este turno electoral, los partidos nacionales determinen anularla.
¿Usted quiere o aspira ser el Presidente del PJ en Corrientes?
-Si las condiciones están dadas y si sirve para tratar de apuntalar la posibilidad de que en 2021 el PJ sea una opción de poder y tengamos un gobernador peronista, cosa que se nos viene negando en las cuatro últimas décadas, estoy al servicio del partido. No me interesa ni nunca me han interesado los cargos ejecutivos, de manera que tengo una ventaja comparativa con cualquiera, por el hecho de que no compito ese mismo espacio.
El PJ tiene posibilidades de generar un candidato de acá a 2021 que sea competitivo. En esto no excluyo a nadie. Los candidatos que históricamente tienen aspiraciones, los nuevos que se quieran sumar. Lo primero es lo primero, y lo primero es que en 2019 el partido jerarquice su funcionamiento, fortalezca su identidad partidaria, algo que deben hacer todos los partidos políticos en general, porque es fundamental que vuelva a revalorizarse este instrumento de la democracia, que son los partidos que se han desdibujado mucho en las dos últimas décadas.
La última vez que compitió por la Presidencia fue contra Julio Romero, en los 90.
-Era una elección para elegir al Presidente del partido, y había una firme decisión del oficialismo partidario que encabezaba Julio Romero, de que yo no participara. Por eso es que se pusieron reparos para la competencia. Y por ese motivo fue que, siendo la elección entonces indirecta, porque se elegía el candidato a Gobernador a través del Congreso partidario, y a los fines de poder generar una oferta electoral fuerte contra Julio Romero, fui candidato a Gobernador, acompañado por Rubén Pruyas de vicegobernador, y competimos un poco contra la candidatura natural, que era Julio Romero a la Presidencia partidaria y a la Gobernación. Se le ganó en una elección interna muy reñida, por poco menos de 1.000 votos, en la que participaron tres listas.
Por eso le decía que no le saco el bulto a ninguna elección interna porque de interna sé bastante. Dos años antes a esa elección tuvimos la primera interna que ganamos, que fue también contra Julio Romero, que era candidato a Presidente y contra la fórmula Cafiero-De la Sota.
Fui apoderado general de la fórmula Menem-Duhalde, y éramos los dos principales referentes, Humberto Romero y quien habla. En tres meses organizamos toda la elección. En toda la Provincia nos volcaron el padrón en una sola localidad, que fue 3 de Abril y se ganó.
Me acuerdo que, tanto Menem como Duhalde dudaban de las posibilidades porque enfrentábamos no solamente a Cafiero, sino a Julio Romero. La estructura de Cafiero era muy fuerte porque estaba apuntalada por la renovación, por la línea Unidad y Lealtad de Farizano; y por Aguirre, que era el Gobierno de Formosa, que estaba atrás. Ese fue el primer desafío electoral interno que tuvimos. Y los dos fueron experiencias muy exitosas.
Luego vinieron otras dos elecciones internas que participamos, contra la estructura de la Intervención que comandaba Joga. Y en esas oportunidades no ganamos. Pero aun perdiendo, ganamos porque de alguna manera estuvimos adentro del partido en la elección del 97. Aun perdiendo, fui electo Diputado de la Provincia. Y desde esa banca y en absoluta minoría del justicialismo logramos, un año después, algo histórico que fue destronar al Pacto Autonomista-Liberal de la Presidencia de la Cámara. Y 6 meses después el Gobierno de Corrientes, a través de la Coalición.
Y la última interna fue la del 99, en la que fui primer candidato a Diputado nacional. Me impuse en esa interna con el 84 por ciento de los votos contra Eduardo Galantini. Y así cumplí mi mandato en 2003. A partir de entonces, siempre digo no estuve ni lejos, ni cerca, pero siempre atento a todas las cuestiones políticas.
¿Que lo lleva a querer ser Presidente?
-El desafío es ganar, revertir esta tendencia negativa que ha tenido el justicialismo, que es un poco como cualquier empresa, como cualquier desafío en la vida: supone tener una hoja de ruta, una estrategia, un Norte, unir voluntades en torno a un proyecto, que no pasa por las personas, sino pasa por la coincidencia en el objetivo. Si no hacemos lo que se debe hacer, de esta forma vamos a hacer lo mismo que es un poco el Gobierno de Macri. Es un equipo del cual se habló mucho, pero la improvisación no va a ningún lado. Creo que una cosa es llegar o plantearse una estrategia para ganar y otra cosa es gobernar. A lo mejor, Durán Barba y Marcos Peña serán buenos como ideólogos. Y de hecho para desarrollar acciones muy conducentes para poder ganar. Creo que ellos no ganaron, sino que perdió el justicialismo en 2015 por la suma de contradicciones que no pudo resolver en tiempo oportuno. Pero ahora, en ejercicio del gobierno, están asomando todas estas contradicciones. No hay un timonel. Un gobierno necesita coherencia en el equipo de trabajo. Y evidentemente el equipo está sin dirección técnica, más allá del desarrollo de las políticas que puedan implementarse, no es concebible un gobierno que no haya tenido un Ministro de Economía con toda la fuerza, que concentre todos los instrumentos de poder. La botonera, como se suele llamar, para que tenga la visualización de poder ir corrigendo las distintas variables económicas.
Creo que en política y como en todos los órdenes, vale lo que uno hizo en la vida, los resultados que están a la vista, en cuanto a que hay cosas concretas que uno puede mostrar. Así como en su momento fui uno de los que contribuyó a que Colombi sea Intendente de Mercedes, porque llegó a la Intendencia con el apoyo del PJ. Después contribuí también, de manera decisiva, en 2001 a que sea Gobernador. Y cuando tuve en el 99 que elegir entre cumplir un compromiso político, como era el de renunciar a la Presidencia de Diputados para dar ese espacio a un diputado radical, lo hice aun sabiendo que 2 semanas después podría haber sido el Gobernador de Corrientes, en virtud del sistema que ya estaba en marcha. Pero la política exige códigos, respeto, cumplimiento de los acuerdos. Y esto es lo que puedo mostrar hacia adentro del justicialismo y también hacia afuera.
¿Cómo está viendo los sucesivos pasos que se han dado en el PJ
-Lo observo con un gran voluntarismo, pero con algunos conceptos no del todo claros. Pero nadie es dueño de la verdad. En el debate y en el ejercicio de la democracia interna se va decantando naturalmente. No tenemos que comprar las diferencias nacionales ni las diferencias de Buenos Aires. Estoy convencido de que en la elección nacional habrá tres frente electorales, que no hay ninguna posibilidad de que kirchneristas y no kirchneristas coincidan en una oferta común. Estoy convencido también de que en la primera vuelta no hay nadie que claramente salga primero, porque no es que se imponga ni tampoco que esté predeterminado quién va a ser el tercero. O sea, la disputa en la primera vuelta va a ser para elegir a los dos finalistas. Pero el tema nacional lo pongo en segundo plano, porque hay algunos compañeros que creo que magnifican la importancia del Gobierno nacional. Y en esto quiero señalar que los gobiernos nacionales del justicialismo históricamente jugaron contra las posibilidades del PJ de Corrientes.
¿Cómo es eso?
-Los gobiernos nacionales del justicialismo históricamente no contribuyeron a que el peronismo de Corrientes pudiera ganar en estas cuatro décadas.
Está hablando de Menem, de Kirchner...
-Cuando ganamos la elección del 90, Menem me propuso la posibilidad de acompañar la fórmula del Pacto Liberal-Autonomista, o sea que de Gobernador pasara a ser Vicegobernador de "Pocho" Romero Feris, cosa que no estaba dentro de lo previsto. Menem jugó para el Pacto todos los primeros años del gobierno menemista y luego se enamoró de "Tato" y jugó abiertamente con el Partido Nuevo. Es más, repetidamente cuando fueron los hechos del 99 intentó e hizo todo lo posible para que el movimiento que estaba en gestación no llegase a la Intervención de la Capital y a la destitución de la fórmula Braillard Poccard-Maidana. Es decir, Menem jugó siempre en contra de las posibilidades electorales de su propio partido.
Y el Gobierno kirchnerista también. En 2003, cuando Kirchner asume la Presidencia, el PJ tenía las grandes posibilidades de acompañar esa onda nacional. Sin embargo, quizás por error de algunos dirigentes correntinos, que no aconsejaron adecuadamente, Kirchner jugó para el radicalismo, para los Colombi en 2003, en 2005, en 2007 e incluso en 2009 hizo un doble juego.
Las elecciones se ganan y se pierden en Corrientes. No tenemos que comprar las diferencias porque nuestra estrategia debe pasar por polarizar la elección provincial y no caer en el error de que terminemos con tres opciones electorales. Es decir, si traspolamos esto que va a pasar a escala nacional, el último domingo de octubre del año que viene a la Provincia, el justicialismo de Corrientes va a sufrir esa contradicción y eso va a afectar mucho a la gobernabilidad, incluso en muchas intendencias justicialistas.
¿Qué es lo que tiene que coincidir o no coincidir de las elecciones?
-En Corrientes se va a votar en julio para las elecciones legislativas, a lo mejor junio. Cuatro meses antes de las nacionales. Tenemos que blindar al peronismo de Corrientes y polarizar la elección oficialismo con oposición. Con lo cual nos garantizamos tener 7, por lo menos 7 de los 15 diputados, y 2 de los 3 senadores. Si no lo hacemos y salimos con el verso de la cuestión nacional, vamos a confundir al electorado y a tener una cosecha electoral mucho menor. Entonces, tenemos que ser conscientes de que tenemos que, así como en Corrientes siempre fueron las antinomias Pacto-anti Pacto-PaNu-anti PaNu, ahora tenemos que apostar a ser la opción.
PJ contra Cambiemos, ¿dice usted?
-PJ contra ECO , porque no sé si acá en Corrientes…
Si Cambiemos va a seguir siendo ECO…
-¡Contra el oficialismo! Si polarizamos, ganamos. Esto tiene que entenderse. En la reunión del Consejo observaba que algunos que no conocen la realidad política provincial hablaban como que en 2009 comenzó el resurgimiento del justicialismo en función de los candidatos. Y el tema no pasa por los candidatos o por lo menos exclusivamente, pasa por los escenarios. El PJ había venido mal hasta 2009, porque había sido castrado, mutilado, perdiendo la identidad, habiendo sido reducido desde 2001 en adelante. En 2001, Menem ordenó la alianza "tato-menemista", y por eso tuvimos la fórmula Romero Feris-Félix Machado, cosa que no aceptamos mucho. En 2003, 2005, 2007 pasó lo mismo. No había boletas justicialistas en los cuartos oscuros. Así fue que llegamos en 2007 a 32.000 votos. Cuando volvemos a la identidad partidaria y devolvemos la esperanza a los correntinos como una opción electoral, crecemos en forma exponencial. Por eso es importante una estrategia que apunte a una realidad.
¿El peronismo es lo suficientemente opositor en Corrientes?
-La polarización está en el concepto de la gente y cuando se habla de opositor muchas veces se confunde, porque ser opositor no es el tener las palabras altisonantes o decir que no a todo. El PJ en el orden nacional como en el provincial debe contribuir a la gobernabilidad, a que haya las mejores respuestas para que los correntinos vean los beneficios de un gobierno, más allá de que sea de un signo político opuesto, porque como partido que tiene la posibilidad de llegar al gobierno, queremos que las cosas estén más o menos ordenadas. Por eso es que el tema del Presupuesto también tiene su importancia y los tiempos no son los que determinan la Constitución. Están impuestos por las exigencias, en este caso del exterior, que quieren ver qua hay un mínimo de convivencia política entre quienes gobiernan y quienes son la oposición para mostrar que hay una coincidencia en políticas razonables para poder salir adelante.
Volviendo al proceso interno del PJ, qué es lo más inmediato.
-Más inmediato, y no tanto. Porque de acá a marzo van a pasar tantas cosas.
Hay una especie de movimiento de fuerza del Interior de la Provincia que se está formando. Han demostrado como una especie de resistencia al centralismo del partido ¿Cómo contrarresta esta especie de renovación un dirigente ya pleno, hecho como Martínez Llano, que también quiere ser Presidente?
-De taquito (risas). Creo que es muy saludable y es auspicioso que haya estos movimientos, todo ayuda al debate interno, a que cada uno se sienta artífice de su propio destino, tome el bastón de mariscal y salga a la cancha ¡En la cancha se ven los pingos! Y es muy importante el Intendente de Paso de los Libres, el de Santo Tomé, el de San Roque, y que otros intendentes se animen.
Tengo la convicción de que un intendente no puede ser el Presidente de un partido por una cuestión muy simple y menos del Interior. Porque la política está en Corrientes, acá las cosas pasan y hay que estar atentos a cosas que muchas veces no se ven. Segundo, un intendente no tiene espaldas para aguantar la conducción de un partido como el PJ, y lo hemos visto la última vez, los problemas que tuvo Fabián en Capital, con el ejercicio y la responsabilidad del día a día de la gestión; y más allá de la buena gestión que hizo el compañero Fabián, mucha veces la relación institucional que no es una relación institucional, todos sabemos cómo es la relación del Gobierno provincial con los municipios y del Gobierno nacional con los gobiernos provinciales. Para poder conducir un partido que aspire a ser opción de gobierno sin restar meéito absolutamente a nadie, el perfil que debe de existir es otro. También siempre busco un poco el peso específico. Los intendentes que mencionas, que son todos muchachos nuevos muchos y son importantes, tampoco pueden quejarse mucho, porque esta conducción que hoy está tiene el Presidente que es del Interior y que fue Intendente cuando fue electo, el caso del compañero Gerardo Bassi y el Secretario General también era Intendente, es joven, de manera que por ahí es algo que no va mucho ese discurso.
Ya se aprobó y no funcionó mucho.
-No. Lo respeto porque todos tienen el derecho de plantear. Acá nadie es dueño de la verdad. Me remito a cosas que todos podrán ver. Los intendentes tienen que ver el día a día de su gestión, cuando se lanzan por más tienen que saber que tienen que cuidar lo que tienen, porque "internizar" la situación en sus comunas por ahí no es lo mejor. Y en términos de peso específico, todos esos intendentes representan el 14,8 por ciento del padrón electoral de la Provincia. En términos de gravitación electoral, aparecen como más de lo que son. Pero eso lo van a decir en las elecciones internas quienes deban votar.
Le devolvió de taquito. Redobló la apuesta.
-Pero además ¿la interna qué es? Es una disputa que es política. Se desenvuelve en cuatro andariveles simultáneos que son: la política, que es la masa crítica que va a conformar la voluntad electoral; después, un plano mediático, un plano judicial y un plano de situaciones de hecho. O sea, que demanda un gran esfuerzo para poder llevarla adelante.
Cuando fue la elección contra Julio Romero, hablaba con el Gobernador entonces de Formosa, para ver si nos iba ayudar, nadie nos ayudó, y casi le ganamos.
Vicente Joga.
-Le ganamos a pulmón. Él nos ayudó con unos vales de nafta, que no fueron pocos, 24 mil litros, pero me dijo: "Te doy por darte, pero ustedes no le van a ganar". Él había perdido todas las posibilidades, todas las veces que quiso enfrentar a don Julio, siempre perdió. "No van a ganar. Porque ustedes no manejan los padrones, no manejan la Junta Electoral y la Justicia es del Pacto Liberal-Autonomista". Lo primero que hice fue tumbar al Juez Electoral nacional, que era Vicente Espósito, por esta misma radio y con Natalio Aides. Dije una verdad, nos había robado unos planteros de la casa de la calle Mayo, donde estamos enfrente a la Casa de Gobierno. Fue, durante muchos años, sede del Juzgado Federal de Corrientes. Cuando se le ganó el pleito, el entonces monseñor Vicentín hizo expropiar esa casa por una Ley de la Nación. Y después de varios años de pleito, la Corte Suprema dispuso retrotraer, porque no cumplieron el fin de la expropiación y nos devolvieron la casa en estado absolutamente ruinoso porque estuvo 20 años abandonada. El Juez no encontró nada mejor que unos lindos planteros, como algunas otras cosas del Juzgado, y se las llevó. Lo único que dije fue decir eso. Y eso determinó que debiera que apartarse de esa causa. Ese fue un elemento determinante de que se pudo corregir, eso quedó a cargo del proceso electoral del doctor Castillo Ódena, que dio bastantes garantías. En ese momento las urnas se distribuían con la Policía de la Provincia, manejada con el Pacto Liberal-Autonomista, que se cortaba las venas por Julio Romero.
Como ahora, se distribuyen también con la Policía las urnas.
-Las urnas sí, pero a veces en algunas internas se hicieron a través del Correo Argentino.
Y no les tiene miedo a los intendentes, los que vienen del Interior para retomar un poquito.
-Te lo vuelvo a decir. Los intendentes es poca cosa. Para poder controlar esas urnas se designaron 71 veedores que fueron con las urnas a toda la Provincia, acompañando a las urnas para evitar que en el camino pueda...
Aparecer el bicho canasto…
¡Exactamente! Que después finalmente el bicho canasto apareció en la sede del Partido Justicialista, después del conteo del votos, que fue justamente lo que llevó a la Intervención del partido.
Le tendió una mano a Víctor Cemborain, en la reunión de Consejo Provincial, en Saladas.
-Víctor Cemborain tiene que definir: o está en el justicialismo, o no está. Si está: ¡saludo uno, saludo dos, disciplinado y adelante! Con el doble juego no va a ir a ningún lado, porque no va a ser candidato al partido ni tampoco el justicialismo va a hacer una alianza con Cambio Solidario que suponga entregarle una banca en la Legislatura provincial en esta elección que viene, porque si hay algo de consciencia del conjunto de la dirigencia justicialista, es que las primeras bancas del Senado y de Diputados, en una elección de medio tiempo, que es algo que también hay que explicarlo.
En la política de alianza tenemos un criterio distinto. Porque las alianzas generosas se justifican cuando se juega la Gobernación en un sistema de doble vuelta. Acá, cuando se juegan las bancas, se ganan por un voto y es muy difícil, tiene que haber muchos votos de ventaja para que se quiebre ese 8 a 7.
¿Qué hablaron después con Cemborain?
-Me cansé de darle coscorrones. Me parece que no le entra bala. No sé ahora dónde está. Pero si está dentro del justicialismo debe ser obediente y debe jugar dentro de la interna. Tiene abiertas las puertas. Si juega afuera del justicialismo, él sabrá. Pero dentro de la oferta electoral que el justicialismo lleve adelante y si tenemos que hacer en Mercedes una alianza electoral encabezada por un justicialista y acompañada por otros partidos, no vamos a tener ningún reparo en llevarlo adelante
Espínola, Fabián Ríos, usted ¿Cree que tienen que participar con sus listas internas en las alianzas?
-Todos los justicialistas. No podemos perder ninguno y son dos hombres valiosos. Ellos sabrán resolver el lugar al que aspiran tener. Ambos son parte de la vida interna del partido y no conozco sus aspiraciones.
Se dice que tienen que volver a sus territorios. Hay una versión que dice que Ríos tendría que venir a competir a la Capital, que el profe Bassi tendría que competir en Goya…
-El Profe va a ser primer Concejal de Goya, y esto es un hecho auspicioso. Es inteligente además. Porque eso lo va a posicionar para que en la elección siguiente tenga un efecto residual que le permita volver a tratar de recuperar la Comuna. En Capital también, me parece que aquellos que piensen ser candidatos a Intendente para 2021, en esta elección deberían tener presencia en la Capital.
¿Tienen que ser candidatos a concejales?
-Creería.
Un Ríos como candidato a concejal o un Martín Barrionuevo como candidato a concejal.
-Me parece que, sin poner nombres propios, en Capital sobre todo, que es un distrito complicado, es el mejor posicionamiento para poder instalarse de cara a la elección del año 2021.
Ya está dando directivas como Presidente del partido.
-No, directivas no. Líneas.
El profe Bassi va a ser concejal, quien sea candidato dos años más tiene que…
-Digo esto porque de esto se habló con él.
¿Ah, sí?
-No es que doy ninguna directiva, porque no tengo facultad para hacerlo.
Pero está teniendo como un perfil, acomodándose a lo que puede llegar a ser en un futuro.
-Así creo que todas las cosas funcionan con un poco de organización. Ya lo decía el general Perón, "la organización vence el tiempo", y la conducción política es fundamental para poder llevar adelante una estrategia que suponga enfrentar a una estructura que, aún con los problemas que pueda tener, es fuerte, como la de Colombi o la del radicalismo o ECO.
¿Cree que le llega en el momento preciso como dirigente? ¿Ya tiene aliados dentro de Capital o en la Provincia?
-En todos lados, hasta el último pueblo, de eso no hay ningún tipo de problema.
¿Cuándo empieza la campaña?
-Ya está. Ya estamos en eso. Pero repito, hay que seguir conversando y ver si hay otros candidatos. Todos tendrán el derecho de plantearse.
Pero ya se subió a la candidatura. No se baja.
-Sí, así es.
Próximo congreso: 27 de octubre. Allí van a presentar las modificaciones a la Carta Orgánica, cupo de género…
-Estamos trabajando en la modificación de la Carta Orgánica con los compañeros que integran la Comisión, y dentro de eso, una de las posibilidades que algunos plantearon es la posibilidad de que aquellos que tenían miedo al costo de las elecciones internas, porque también el voto directo lleva sus complicaciones, está la posibilidad de que se vuelva al sistema de que el Congreso del PJ sea el que homologue las listas. Se volvería a revalorizar las representaciones territoriales. Y volviendo al tema de la candidatura futura, siempre digo que faltan tres años. Pero aquellos que quieran insistir por ahí con su candidatura a Gobernador, no lo descarto ni a Fabián, ni a Camau, pueden ser candidatos bajo la Presidencia mía del partido. No voy a poner reparos.
¿Le recomienda a Camau que se presente en la Provincia?
-El tiempo de él es 2021 y tiene que tratar de pasar integrado en este tiempo, o sea sumarse. Las puertas están abiertas. También a Cemborain hasta hace poco lo consideraba como un posible candidato, pero tendrá un poco que rever. O un hombre de Santo Tomé, y cuando digo un hombre de Santo Tomé no me limito a uno, sino que pueden ser ahí dos dirigentes muy importantes. Todos lo conocen, son los que conducen.
Víctor Giraud, uno.
-Y Carlos Farizano. Son dos personas que tienen mucha fuerza y pueden estar dentro de los posibles candidatos.
En el diario salió "ni sí, ni no". Acá dijo "sí", directamente, "quiero ser candidato, quiero ser Presidente del PJ".
-No, no es quiero. Estas cosas van decantando, madurando. Ya se verá. Hasta ahora no escuché otro que haya dicho.
Como Ricardo, el otro día conversamos. Representamos un tiempo, una época y, más allá de las diferencias que siempre ha habido, lo importante es mantener la línea de diálogo, el respeto y ver después, el tiempo dirá. Es más, Ricardo así como llegó en 2001, primero llegó como Intendente, después a Gobernador; en 2009, en la segunda vuelta también tuvo nuestro apoyo. Y él lo sabe.
Te imaginas una cumbre radical-justicialista, Colombi-Martínez Llano, los presidentes.
En esta provincia es posible cualquier cosa. Recuerdo, Martínez Llano sus peleas con Tato Romero Feris, y después también trabajando para la liberación de Tato.
-Creo que la política no son odios ni amores. Creo que uno tiene que tener un cierto respeto por el adversario. También fueron célebres las disputas Martínez Llano-Pardo, Pardo-Martínez Llano, durante muchos años.
Cuando Tato quería salir y había golpeado todas las puertas y gastado mucha plata en abogados, fue Pardo y lo podrá certificar Tato o Nora, quien dijo: "Hablá con Martínez Llano, que si él te hace un compromiso, te va a cumplir". El cumplimiento de la palabra, y tratar de ser coherentes, más allá de aciertos y errores que todos tenemos en política, como en todos los órdenes, mientras haya buena fe, creo que vale.
¿Qué dijo recién, que habló con Colombi?
-Le pregunté si él había sido alguna vez Presidente del partido, porque no lo tenía. Y me dijo que no, que va a ser la primera vez, porque a lo mejor se cansó de manejar de atrás.
¿Y él que dijo ante su probable candidatura?
-Entre los políticos debe existir, más allá de que en varios temas que no los quiero nombrar, tuvimos posiciones contrapuestas y las sostenemos, esos temas son pocos frente a las coincidencias que pueden existir y que de hecho las van a seguir habiendo, porque hay temas que interesan a la Provincia y que, por ejemplo, puede ser la modificación de la Ley del Jury y del Concejo de la Magistratura.
Fuerte, frontal, contundente por momentos en algunos momento, y confirmando su pre candidatura a la Presidencia del PJ el año que viene. Rodolfo Martínez Llano.
EL LIBERTADOR

 

 

Martes, Noviembre 13, 2018
Director de Transito Fernando Vallejos

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Concejal Jesus Mendez

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements